Amamos la mandarina y estas son las razones

Déjate llevar por el sabor cítrico de esta fruta de temporada, que lo mismo se puede disfrutar sola que en ensaladas, jugos o postres.
mandarina-obsesiones

La mandarina empieza a aparecer en mercados, ofrendas del Día de Muertos y juguerías al inicio de noviembre. Pero es realmente en diciembre que llega a su máximo esplendor. En gajos con chilito, en ensaladas, con ponche, en postres y otras delicias, la mandarina es reina por su dulzor y acidez.

Basta lavarla bien para pelarla e inmediatamente saborearla gajo por gajo. Es una fruta que promete no provocar un desastre si la comes con las manos (perdón, mango). A diferencia de la naranja, el sabor de la mandarina es más dulce, su pulpa más jugosa y los gajos más fáciles de desprender. Es adictiva, realza los sabores de la Navidad, nos lleva a las reuniones familiares, a las posadas, a las mermeladas con queso y pan. Su estacionalidad es un recordatorio de que la naturaleza tiene sus propios tiempos.

Síguenos en Google News para que no te pierdas las novedades

Creatividad culinaria

La versatilidad de este cítrico permite usarla igual en platillos dulces —como gelatinas, flanes, pasteles, panqués, cheesecakes, mermeladas, sorbetes— que en salados —como lomo en salsa de mandarina, ceviche o pollo al horno glaseado con mandarina—.

panqué de vainilla
Foto: Pxhere

Esta fruta es capaz de tomar la forma de pan, bebida, postre o helado. En la panadería Bakers, la utilizan para hacer su propia versión de pan de muerto. En Comedor Jacinta acompañan el pastel de chocolate de Oaxaca con un sorbete de mandarina y crocante de naranja, mientras que en Piloncillo y Cascabel, cambian la salsa de naranja que acompaña su volcán de chocolate por una de mandarina. En Joe Gelato la utilizan para hacer helado de zapote con mandarina y en el restaurante ARCA, en Tulúm, tienen un aguachile de mandarina con erizo. Pierre Hermé incluye dos postres de temporada con mandarina en su tienda en línea: el macarrón Celian y el Buche Celian.

Mandarinetto, mon amour

Además de platillos, con mandarina también pueden prepararse licores. El más famoso y conocido es el mandarinetto, un licor napolitano casero elaborado con agua, azúcar, alcohol, canela, clavos de olor, limón, naranja y, por supuesto, muchas mandarinas. El dulce cítrico también se puede encontrar en otros licores más comerciales, como el Campari o el Mandarine Napoléon.

Foto: Juan Pablo Espinosa

¿Dónde comprarla?

La primera recomendación siempre es optar por el mercado de tu localidad. Otros lugares donde lo puedes encontrar son Mercado el 100, Yema, Foro Tianguis Alternativo Ecológico, Tianguis Bosque de Agua (Coyoacán o la Del Valle), o bien en alternativas online como El Buen Campo, Yolcan o Jüsto.

¿Sabías que…? En México se siembran 21,675 hectáreas de mandarina en 19 estados, y los principales productores son Veracruz, Puebla y Nuevo León.

Receta fácil: la gelatina

Ingredientes:

  • 2 tazas de jugo de mandarina natural sin pulpa
  • 2 tazas de yogurt natural
  • 1 lata de leche condensada
  • 3 sobres de grenetina hidratada
  • 1 taza de supremas de mandarina

Procedimiento:

1. Licúa el jugo de mandarina, el yogurt y la leche condensada. Vierte poco a poco la grenetina sin dejar de licuar. Hazlo durante minuto y medio.

2. Vierte el contenido en un molde previamente engrasado. Refrigera de 8 a 12 horas.

3. Sirve y decora con supremas de mandarina.