Este castillo se encuentra escondido a la vista de todos, en Maincy, a menos de una hora del centro de París, rodeado de 1,200 hermosos acres y un jardín en forma de laberinto. Y si te parece familiar, es porque fue la inspiración directa para la construcción del Palacio de Versalles.

 

FOOD AND WINE

Esta propiedad barroca es el tema de una nueva serie documental de Sotheby’s, “Treasures from Vaux-le-Vicomte”.

La historia de Vaux-le-Vicomte es acerca de un drama social e intriga real. Su fundador, Nicolas Fouquet (Marqués de Belle Île y Vizconde de Melun), tuvo el ascenso meteórico y la caída de la gracia pública, que marcó muchas carreras aristocráticas bajo el reinado de Luis XIV.

Admitido en el parlamento francés con apenas 13 años, Fouquet se convirtió en un importante funcionario del gobierno con tan solo 20 años de edad, y fue nombrado superintendente de finanzas por el rey a los 38 años. Después de la muerte del Cardenal Mazarin, muchos esperaban que Fouquet lo reemplazara como el más poderoso ministro. Pero no fue así.

Fouquet comenzó la construcción de su gran propiedad en la cumbre de su carrera. Un proyecto que incluyó la demolición de toda la ciudad de Vaux. Alexandre de Vogüé, cuya familia ha sido propietaria del lugar durante cinco generaciones, explica en la serie: “Fouquet comenzó con este sueño cuando ni siquiera había alcanzado los 20 años. Él quería tener la casa más hermosa de toda la historia “.

 

FOOD AND WINE

Un mecenas de artistas y escritores tales como La Fontaine y Charles Perrault, fueron enlistados por Foquet como los mejores diseñadores de la era.

Louis Le Vau, arquitecto principal del rey Luis XIV, diseñó el castillo. El jardinero André Le Nôtre, asesor del rey, hizo los paisajes. El artista de la corte Charles Le Brun, encabezó el diseño de interiores.

Hubo dos condiciones para la colaboración, dice de Vogüé: “Debían trabajar juntos y tenían que ser tan audaces e innovadores como les fuera posible”.

FOOD AND WINE

Vaux-le-Vicomte estaba a punto de convertirse en la finca más bella de Francia, pero durante la construcción comenzaron a circular rumores sobre la enorme riqueza de Fouquet y la mala administración del dinero que había dentro del tesoro real. Conocedor de estos rumores, Luis XIV se negó a designar a Fouquet como jefe de Estado (lo que comenzó la regla de la monarquía absoluta, la cual se volvería la causa de la decapitación del tataranieto del rey, como consecuencia de la Revolución Francesa). Esto dio pie a que algunos llegaran a especular acerca de los celos que el rey pudo llegar a tener gracias a la escalada social, y sin esfuerzo, de Fouquet y del asombroso castillo que había construido.

wikimedia.org

Entre los muchos esplendores de Vaux-le-Vicomte se encuentra el jardín de Le Nôtre, que muchos consideran el primer ejemplo del estilo formal francés, con ilusiones ópticas, estatuas clásicas y 26 estanques decorativos. También influyeron los enormes techos pintados por Le Brun, como el mural celestial en la innovadora cúpula ovalada del Grand Salon. La colección de arte de Fouquet era enorme, y muchas de las pinturas que exhibió más tarde terminaron en colecciones reales y galerías nacionales. Pero Fouquet vivió en el castillo completo por menos de un año, antes de que su fortuna se acabara.

La escena culminante de este drama francés, parece sacada de una película, pues resulta que durante una fastuosa fiesta en Vaux-le-Vicomte, celebrada en honor del rey, Louis XIV consolidó su decisión de arrestar a su ministro de finanzas.

FOOD AND WINE

La captura de Fouquet condujo a un juicio espectacular, exilio temporal y eventual encarcelamiento en una fortaleza en el norte de Italia. Quizás no por coincidencia, el principal responsable de las acusaciones de corrupción fue Jean-Baptiste Colbert, el hombre que tomaría el lugar de Foquet, después de su encarcelamiento.

En Versalles, los paralelismos con (y el plagio de) Vaux-le-Vicomte son fáciles de ver. El palacio de Fouquet, cuya planificación comenzó en 1641, abrió 20 años después como la residencia más fastuosa de su tipo: 21 años antes de la finalización de Versalles. Pero el rey Luis XIV utilizó a los mismos jardineros, diseñadores y arquitectos del equipo de Vaux-le-Vicomte para su propio proyecto, mejor financiado que el de Foquet.

FOOD AND WINE

Además de Versalles, los miembros del equipo de diseño original de Fouquet, acabaron trabajando en icónicas construcciones francesas, tales como el Hôtel Lambert, las Tullerías y el Louvre.

Fouquet murió en prisión antes de que la copia -de su obra maestra- del rey se estrenará en 1682.

Después del encarcelamiento de Fouquet, la propiedad cambió de manos muchas veces. Vendido por su esposa y posteriormente pasando a manos de una propiedad de sucesión de aristócratas. El castillo ha estado con la familia De Vogüé, los propietarios actuales, desde 1875, cuando un antepasado industrial compró los terrenos en una subasta y resolvió restaurar el antiguo castillo.

wikimedia.org

La finca, ha sido nombrada Monumento Histórico por el gobierno francés, siendo ahora administrada por los hermanos Alexandre y Jean-Charles de Vogüé, que crecieron deslizándose por las balaustradas de la gran escalinata del castillo.

Su renovada pasión por restaurar esta histórica propiedad incluye planes para preservar y replantar el extenso jardín y continuar la adquisición de obras de arte apropiadas para la época. Entre sus tesoros se encuentran: tres pinturas de Paolo Veronese y varias del pintor barroco francés Nicolas Poussin.

FOOD AND WINE

El esplendor secreto de Vaux-le-Vicomte atrae a solo 300,000 visitantes cada año, en comparación con los 3 millones de visitantes que recibe Versalles. Los conocedores saben, sin embargo, dónde comenzó la famosa finca de Luis XIV.

Este artículo apareció por primera vez en Travel + Leisure