Este es nuestro top de negroni en la Ciudad de México

Este coctel clásico no solo es uno de los favoritos de los bartenders, sino que, en México, de unos años para acá se ha convertido también en uno de los predilectos de los comensales.
ruta-del-negroni

El negroni es uno de los cocteles clásicos que nunca pasan de moda. La receta es tan sencilla como juntar tres ingredientes: Campari, vermouth rosso y ginebra, casi siempre acompañadas por un twist de piel de naranja y una rodaja de la misma fruta para potenciar su sabor. La santísima trinidad de ingredientes tiene una personalidad amarga, dulce y fuerte. 

También te puede interesar: 9 consejos para hacer el Negroni perfecto, según una bartender

La historia de este coctel tiene más de 100 años, se remonta a 1919 en Florencia, Italia, cuando el conde Camillo Negroni ordenó un Americano (originalmente con Campari, vermut y agua mineral) con ginebra en lugar de agua mineral. El negroni forma parte de la lista oficial de cócteles de la Asociación Internacional de Bartenders (IBA, por sus siglas en inglés) en la categoría “Los inolvidables”, y en cuanto lo pruebes, sabrás por qué. 

Así preparan el negroni en Limantour. Foto: Juan Pablo Espinosa.
Así preparan el negroni en Limantour. Foto: Juan Pablo Espinosa.

Es una bebida con carácter, aunque eso no ha impedido que de unos años para acá se haya convertido en el más pedido en las barras de la Ciudad de México. Por ejemplo, Rámses Luévano Manneck, de Imbiss, nos cuenta que en su barra, 6 de cada 10 cocteles que se piden son Negronis, de ahí que hayan perfeccionado la técnica. 

También te puede interesar: ¿Usarías un perfume que huele a negroni?

Negroni Week: una celebración por el mundo 

Desde el año 2013, Campari y la revista Imbibe organizan la Negroni Week, un evento solidario que celebra el nacimiento de uno de los mejores cocteles, para donar los ingresos recaudados a organizaciones benéficas de todo el mundo. Aunque durante los dos últimos años, la prioridad ha sido apoyar a los propios bartenders afectados por la pandemia.

Durante una semana, la barra de los bares y restaurantes que participan en la campaña sirven el Negroni clásico y algunas de sus variantes para donar parte de los ingresos recaudados. En 2021 se llevó a cabo del 13 al 19 de septiembre alrededor del mundo, aunque en México la participación se extendió durante la última parte del mes. 

A continuación te presentamos la ruta del negroni en la Ciudad de México, para que pruebes los mejores. 

Con mezcal, en Limantour

LA-RUTA-DE-NEGRONI-LIMANTOUR
Coctel Oakland, en Limantour. Foto: Juan Pablo Espinosa

En el bar más premiado de México, existen dos versiones que debes probar. La primera es Oakland. “Este coctel entró en un menú que se llamó “Feel the Latin Blend”, hace tres o cuatro años. Es una versión de un negroni con mezcal, lleva tintura de café, mezcal espadín, Punt e Mes y Aperol, tiene notas a café, cacao y chile seco, es muy balanceado”, nos cuenta el bartender Yayo Nava. El otro es el Negroni Limantour hecho con ginebra, vino blanco, jerez fino y botánicos, no es tan amargo y tiene notas más herbales. “Es el que recomendamos a nuestros clientes si quieren probar una versión de negroni diferente”. Aquí puedes encontrar estas dos versiones, la clásica y, si tienes suerte, el negroni mezcal, que en lugar de la tintura de café del Oakland, lleva un fatwash de cacao. 

Dirección: Álvaro Obregón 106, Roma.
Instagram: limantourmx 

También te puede interesar: 6 recetas de cocteles con vermut (que no son Negroni)

Mini-negroni, en Handshake Speakeasy 

Mini-negroni de Handshake Speakeasy. Foto: Juan Pablo Espinosa
Mini-negroni de Handshake Speakeasy. Foto: Juan Pablo Espinosa

En este bar encontrarás una versión mini del negroni tradicional gracias a la carta de Miniature Classics, una propuesta de Eric van Beek, socio y bartender de Handshake. “La razón por la que hicimos los tragos miniatura es que hay gente no tiene experiencia bebiendo cocteles clásicos, así que lo que proponemos es pedir cocteles de un tamaño más pequeño y un costo menor, solo para probarlo”, nos cuenta Eric. Además, hay gente que no quiere tomar el trago completo o quiere algo rápido, “nosotros decimos que nuestros minis son un drink antes del drink, así tienes la oportunidad de probar uno o varios; son pequeños, divertidos y juguetones”, explica. El secreto de este negroni es que usan el vermouth italiano Di Battista, hecho en Piamonte con ingredientes locales, hierbas finas y cáscaras de naranja rubia italiana, lo que le da notas florales, menos amargas y más dulces al coctel.

Dirección: Amberes 65, Juárez.
Instagram: handshake_bar

También te puede interesar: Descubre qué es el bitter y cómo se utiliza en la coctelería

Sorbete con toronja, en Café Ocampo

Hay dos versiones imperdibles. La primera es el negroni clásico con la receta tradicional, donde encontrarás los ingredientes servidos en un vaso old-fashioned. La segunda es la Granita, un negroni en forma de sorbete, “Se elabora con tres partes de jugo por una de Campari y otra de Vermouth. Llevas todo al congelador y cada dos horas le damos un poco de movimiento para que se vaya haciendo el freeze en el hielo de la granita porque cuando tienes cierto volúmen alcohólico, ya no se congela tan bien la mezcla”, nos cuenta el bartender Daniel Mora. El sabor es amargo, fuerte y delicado, sentirás que estás comiendo el postre que te hacía falta después de unos bocadillos. Lo recomendable es pedirlo en un día soleado en la tarde. Es importante que sepas que es un coctel veraniego, aunque siempre tienen disponibilidad para preparar un par, en cualquier época del año. 

Dirección: Melchor Ocampo 14, Cuauhtémoc.
Instagram: cafe.ocampo 

También te puede interesar: Este nuevo speakeasy se inspira en el Ferrari Testarossa

Con vermouth casero, en Imbiss

Negroni con vermouth casero de Imbiss. Foto: Juan Pablo Espinosa
Negroni con vermouth casero de Imbiss. Foto: Juan Pablo Espinosa

En este negroni hay dos particularidades. La primera es que congelan el trago una vez que está terminado. “Lo metemos al congelador durante unos minutos, así frenamos la dilución de los hielos y la mezcla, no se separan los ingredientes y la mezcla se vuelve un poco viscosa”, nos cuenta Ramses Luévano. La segunda: “Elaboramos un vermouth con los restos de los vinos de la casa. Tardamos alrededor de un mes en juntar la mezcla, le agregamos botánicos que le dan amargor como pétalo de rosa, zarzaparrilla, raíz de angélica, semilla de cilantro, jengibre, palo azul y lo más importante, es ajenjo. Luego lo dejamos macerando, lo rectificamos con azúcar mascabado y más vino, y le damos estructura”. La lógica de esta mezcla es no desperdiciar vino y, de paso, darle un toque especial a los cocteles. 

Dirección: Oslo 7, Juárez.
Instagram: imbissmx 

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest