Imagina el siguiente escenario: ya es 2025, estás en un restaurante con amigos y familia y se te antoja una copa de vino blanco. Y cuando llamas al mesero para pedirle una copa refrescante de este líquido, ¡sorpresa! no hay vino blanco. Pues esto podría ser una realidad.

También te puede interesar: ¿Por qué el vino mexicano es caro?

En entrevista con el periódico Milenio, Alejandro Ford, sommelier de Decantos vinícola, mencionó que 2019 será un año de poca producción de vino blanco. Esto se debe al cambio climático. Las uvas verdes no se dieron como debían pues las altas temperaturas provocaron su deshidratación.  Aunque hay reservas de vinos blancos en barrica, esto no significa que habrá más.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Cosecha nocturna!! #bodegasdesantotomás #vino #valledesantotomas

Una publicación compartida por Bodegas De Santo Tomás (@bodegasdesantotomas) el

El vino blanco mexicano no es el único que se verá en aprietos, los incendios en California han hecho que muchas vinícolas de Napa Valley se quedaran sin producción. Los viticultores de Estados Unidos, especialmente los que se localizan al norte del país, experimentaron condiciones difíciles.

También te puede interesar: Santuarios del vino que debes visitar

Michael Cook, especialista en el programa de viticultura de AgriLife Extension mencionó que la temporada de cultivo de 2018 se redujo en un 10 por ciento en comparación con años anteriores. Incidentes de heladas de primavera causaron pérdidas de producto pero le siguió el calor extremo y sequía, lo que ha mantenido a los productores en estado de alerta.

Esperemos que todo esto encuentre una solución y que en unos años podamos siguiendo consumir vino blanco sin problemas.