El mundo del vino puede ser intimidante. Aquí te decimos algunos de los errores más comunes que la gente comete al pedir vino en un restaurante.

También te puede interesar: Con estas apps te volverás un experto en vino

No ser claro con el sommelier

A veces, por tratar de usar el vocabulario que usan los expertos en vino, terminas describiendo un sabor que en realidad no te gusta. Lo mejor es ser lo más claro posible aunque sientas que tu vocabulario suena amateur. La realidad es que el mesero o sommelier seguro te entenderán más si te expresas con los términos que conoces mejor.

Te da pena decir tu presupuesto

El trabajo del mesero o sommelier es guiarte para encontrar la mejor opción para ti, así que no te sientas apenado de decirles el rango de precio del vino que estás buscando. Así te podrán guiar sin presionarte a que ordenes algo más caro.

Compras la segunda botella más barata de la carta

Existe la teoría de que usualmente las personas no ordenan el vino más barato de la carta para evitar parecer tacaños, entonces la lógica los lleva a pedir la segunda más barata. Los restaurantes lo saben así que suelen colocar vinos muy baratos en esa posición, como resultado acabas pagando más por una menor calidad. Atrévete a pedir el vino de la casa o el que cuesta menos, seguramente obtendrás más por tu dinero.

También te puede interesar: Errores que cometes con el vino y arruinan su sabor

Pides un vino que puedes comprar en la tienda

Es natural que sea la opción más fácil, seguro ya lo has probado y no tendrás ninguna sorpresa, pero ese también es un problema. Los restaurantes suelen tener vinos que no puedes conseguir en tiendas y que pueden hacer que tu comida sea más interesante.

Terminas pidiendo algo que no querías

Aunque los meseros y sommeliers están para guiarte y ayudarte, pero a veces pueden ser un poco insistentes. Si estás en una situación así, no sucumbas ante la presión, escúchalos pero simplemente diles que no estás interesado y explícales lo que estás buscando.