¿Por qué el vino mexicano es caro?

vino mexicano es caro

Impuestos, calidad, dolarización o cantidad de producción ¿A qué se debe a que el vino mexicano sea casi 200% más caro que los vinos extranjeros de la misma calidadLa industria vitivinícola mexicana factura alrededor de 550 millones de pesos al año y genera cerca de 7 mil empleos directos e indirectos. Es verdad que este modelo de negocio está creciendo pero hay factores que elevan su costo.

También te puede interesar: Los mejores vinos mexicanos por menos de $800 pesos

Cambios climáticos

La escasez de agua y la falta de regulación urbana son dos de las amenazas más fuertes para la producción de vino en México. Humberto Falcón, enólogo  de Mariatinto, nos comentó que el nivel nacional de producción en Baja California es del 20%, pero cuando no se produce uva debido a las complicadas condiciones climáticas, este porcentaje disminuye y es ocupado por marcas extranjeras. Ante tal situación, vitivinicultores y autoridades estatales, buscan nuevas fuentes de abastecimiento. 

Costos a mayor escala

Es importante mencionar que a mayor demanda, mayor oferta. Francia es el segundo consumidor a nivel mundial por lo que se debe producir más vino. México ocupa el número 35 dentro de los principales consumidores. Pero no hay que desanimarnos, el consumo y producción de vino en México ha mostrado un crecimiento considerable. Desde el año 2000, México ha cuadriplicado la producción de vino y duplicado las exportaciones desde 2017.

También te puede interesar: Pasos para encontrar tu vino favorito

Impuestos y trámites

En México además de impuesto del 16% (Impuesto al Valor Agregado) se paga el 25% de IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios). Esta tarifa se paga por la producción y venta o importación de gasolinas, alcoholes, cerveza y tabacos. En total se paga el 41% de impuestos sobre una botella de vino mexicano. Otro factor importante es que en nuestro país el vino se considera como una bebida con contenido alcohólico mientras que en países de la Comunidad Europea, está clasificado como un complemento alimenticio con tasas de impuesto preferenciales.

El impuesto estatal que entró en vigor en 2002 se aplica a la venta final de cualquier bebida alcohólica realizada en el Estado, con excepción de la cerveza y debe ser incluido en el precio.

Posicionamiento mundial 

Los vinos extranjeros, principalmente de Chile, Argentina, España, Francia, e Italia poseen el 70% del mercado en México. Eso no quiere decir que vayamos por mal camino, existen casi 600 etiquetas nacionales reconocidas. Hay que recordar que Baja California produce el 65% del vino mexicano, mientras que el 35% lo aportan los estados de Aguascalientes, Coahuila, Zacatecas y Querétaro.

No todo está perdido

El Congreso de la Unión aprobó la Ley del Fomento a la Industria Vitivinícola, impulsada por el gobernador Francisco Vega. Esta ley se compone de 34 artículos que buscan fomentar la actividad vitivinícola nacional: desde la plantación de uva hasta la comercialización del producto. Nosotros como consumidores locales podemos hacer una diferencia. El consumo anual per capita de vino en el 2002 eran 250 mililitros y en 2018 ha llegado a los 964 mililitros. Así que cada vez que pidas una copa de vino mexicano, recuerda que estarás ayudando a la producción nacional.