¿Qué sucede si consumes mucha cafeína?

¿Has escuchado a alguien decir que no puede comenzar su día sin café o que la cafeína le altera los nervios?
taza de café, cafe

Para algunos una buena taza de café es obligatoria para comenzar el día. Aunque eso no se debe únicamente al sabor y aroma de esta bebida, sino que quizá en el fondo es el resultado de una adicción a la cafeína, un estimulante natural que afecta el sistema nervioso central.

El consumo de la cafeína produce un efecto temporal que aumenta el estado de alerta y reduce la somnolencia. En otras palabras, es esa taza de café o té que sirve para despertar por la mañana o para resistir en esas noches de desvelo.

¿Cuáles son los efectos de la cafeína?

Según el metabolismo de cada persona y la cantidad que se consuma, la cafeína puede tener efectos diferentes, por ejemplo, puede darte un boost de energía momentáneo, aumentar la presión arterial o fungir como diurético —por lo que te ayuda a deshacerte de algunas toxinas—. Además, según un artículo de la Harvard Medical School, puede incluso mejorar la disfunción eréctil y protegerte contra la demencia. 

Para la mayoría de las personas el consumo moderado de cafeína (máximo 400 mg al día, según la Organización Mundial de la Salud) no representa un riesgo para la salud. Sin embargo, en algunos casos puede ocasionar temblores, insomnio, dolor de cabeza, ansiedad o deshidratación, principalmente en mujeres embarazadas, personas que padecen alta presión arterial, reflujo o úlcera gástrica, así como aquellos con insomnio. Estos efectos secundarios dependen de la sensibilidad del cuerpo a esta sustancia, así como a la cantidad de consumo. 

Síguenos en Google News para que no te pierdas las novedades

Las mejores fuentes de cafeína definitivamente son el café y el té. De hecho, puedes tomar hasta 4 tazas de café o 10 bolsas de té negro al día sin que se considere peligroso, aunque, como recomendación, debes evitar agregar crema, leche o azúcar para no añadir calorías y grasas innecesarias a tu bebida. Los refrescos o bebidas energizantes contienen altas cantidades de cafeína y azúcar en una sola porción, además de otros aditivos, por lo que no es recomendable consumirlos.