Por qué los búlgaros de leche son el mejor aliado de tu aparato digestivo y la mejor forma de prepararlos

Apunta los beneficios de los búlgaros de leche para tu sistema digestivo y toma nota de esta receta para sumarlos a tu dieta
Por qué los búlgaros de leche son el mejor aliado de tu aparato digestivo y la mejor forma de prepararlos

Mientras que cada vez se le da mayor importancia a la alimentación como pilar de la salud del organismo, los búlgaros de leche aparecen como un verdadero superalimento. Estos diminutos cultivos lácticos no solo son una delicia para el paladar, sino que también ofrecen una amplia gama de beneficios para nuestro sistema digestivo.

También puedes leer: 4 beneficios del té de orégano que seguro no conocías

Respaldados por diferentes estudios, los búlgaros de leche son entonces más que un simple producto lácteo. Los motivos por los que estos pequeños tesoros son esenciales para nuestra salud intestinal y cómo puedes prepararlos en la comodidad de tu hogar.

Búlgaros de leche: qué son

Por qué los búlgaros de leche son el mejor aliado de tu aparato digestivo y la mejor forma de prepararlos
A pesar de su larga data en la producción láctea, los beneficios de los búlgares comenzaron a ser conocidos por el común de la sociedad hace relativamente poco tiempo. (FreePik)

Los búlgaros de leche son una variedad de bacterias Gram positivas anaeróbicas facultativas, cuya característica principal radica en su capacidad para convertir la lactosa y otros monosacáridos en ácido láctico. Según indica el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de México, estos microorganismos se presentan en forma de diminutos granos de color blanco o ligeramente amarillento, con una apariencia que recuerda a mini coliflores, granos de arroz cocido o incluso a palomitas de maíz.

Su aroma evoca tanto al queso como al jocoque, creando una combinación de olores que denotan su naturaleza láctica. Los búlgaros de leche son entonces una simbiosis de múltiples microorganismos y levaduras que trabajan en conjunto. Tradicionalmente, la fermentación de la leche con estos búlgaros se ha utilizado como iniciador, un proceso que implica la adición de estos microorganismos a la leche para iniciar la fermentación.

Por qué los búlgaros de leche son un super aliado del sistema digestivo

También puedes leer: Comer aguacate tiene muchos beneficios para la salud: 3 recetas mexicanas para aprovecharlos

Por qué los búlgaros de leche son el mejor aliado de tu aparato digestivo y la mejor forma de prepararlos
Foto: Los búlgaros de leche son pequeños granos de color blanco, que se parecen a mini coliflores (Gentileza del Gobierno de México).

Estos productos fermentados tienen una importancia histórica significativa, ya que las fermentaciones han sido utilizadas durante siglos en diversas culturas. Se cree que surgieron como resultado del crecimiento espontáneo de microorganismos en condiciones propicias para la fermentación, lo que permitió preservar los alimentos y evitar su descomposición.

Según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de México estos pequeños tesoros lácteos aportan estos beneficios:

*Protegen contra la acidez estomacal natural,
*Previenen tanto de infecciones, diarrea y estreñimiento,
*Ayudan a restablecer la flora intestinal luego de prologandos tratamiento con antibióticos.

Ingredientes para preparar búlgaros de leche

* Leche entera fresca

* Granos de búlgaros

También puedes leer: 3 beneficios del pimiento verde que no sabías que tenía

Por qué los búlgaros de leche son el mejor aliado de tu aparato digestivo y la mejor forma de prepararlos
Foto: El poder digestivo de los búlgaros de leche lo hace perfecto para incorporar a una dieta sana (Gentileza del Gobierno de México).

La mejor forma de preparar los búlgaros de leche

1. Calienta la leche: vierte la leche fresca en una cacerola y caliéntala a fuego medio hasta que alcance una temperatura de alrededor de 180°F (82°C). Esto ayuda a matar bacterias no deseadas y prepara la leche para la fermentación.

2. Enfría la leche: deja que la leche se enfríe hasta unos 110°F (43°C). Debe estar lo suficientemente caliente para activar los búlgaros, pero no tan caliente como para dañar las bacterias beneficiosas.

3. Agrega los búlgaros de leche: añade los búlgaros de leche al recipiente y mézclalos suavemente con la leche usando una cuchara limpia. La proporción recomendada es aproximadamente una cucharada de búlgaros por cada taza de leche.

4. Fermentación: cubre el recipiente con una tapa o un paño limpio y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente 24 horas. En ese tiempo, las bacterias y levaduras presentes en los búlgaros fermentarán la leche.

5. Refrigera y almacena: una vez fermentados, refrigera los búlgaros para detener el proceso y mantener su frescura. Guárdalos en un recipiente hermético en el refrigerador y consúmelos dentro de una semana para obtener los mejores resultados.

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest / Youtube