Pizzería Grande Sorriso, inspirada en las pizzerías tradicionales de los barrios de Nápoles en Italia, nace el concepto de Pizzería Grande Sorriso. El local está ubicado en pleno corazón de Polanco y está a cargo de los chefs Atzin Santos y Santiago Migoya, quienes además de ser socios son grandes amigos, y las manos que cocinan en este rinconcito italiano.

Además de su llamativa fachada color verde, que obliga a los transeúntes a echar un vistazo, también hay una barra con aire de pub que invita a sentarse y tomar un trago. Nuestra bebida para comenzar la velada fue un Aperol Spritz, que cumplió con su objetivo refrescante.

Cuando llegas a la mesa, te reciben con un trío de latas que contienen aceitunas encurtidas para abrir apetito. De las tres opciones, nuestras favoritas fueron las verdes con cáscara de naranja. Son las más carnosas y parecían explotar, de tanto jugo, en cada mordida.

Por supuesto no podíamos irnos sin probar la pizza. De las que escogimos, la que nos conquistó de principio a fin por su atinada mezcla de ingredientes dulces, salados y picantes, fue la Bacon, preparada con tocino caramelizado, pera, mozzarella y huevo. Vale la pena alternar cada mordida que le demos a la pizza con trocitos de chiles encurtidos que sirven para acompañar. Si no tienes antojo de pizza, elige una de las burratas y acompáñala con la ensalada de betabel.

En la oferta de bebidas también hay cocteles clásicos italianos como el negroni, además de licores como el vermouth y el limoncello. Los amantes del vino cuentan con una carta variada, curada por el sommelier Andrés Amor justamente para que los sabores italianos que habitan los platillos, mariden a la perfección. Un factor que podrían mejorar del restaurante es la temperatura del segundo piso pues hace demasiado calor.

@pizzeriagde

Rubén Darío 13, Polanco

Precio promedio por persona $180