McCormick utiliza la Inteligencia Artificial para desarrollar nuevos sabores

Tres de estas nuevas creaciones asistidas por Inteligencia Artificial, estarán pronto en los estantes.
mayonesa

Todos hemos estado allí: deseando algo, pero sin estár muy seguro de qué. ¿Es posible que la inteligencia artificial sepa la respuesta? McCormick cree que podría ser el caso. El gigante del sabor, se ha asociado con IBM para utilizar la Inteligencia Artificial para ayudar a desarrollar nuevos sabores maravillosos.

Fundada en 1889 y con 500 empleados de desarrollo en 20 laboratorios de 14 países, McCormick se jacta de estar perfectamente posicionado para usar la IA. “Tenemos más de 40 años de datos documentados —sensoriales y de sabor— en nuestro sistema”, dijo el director de ciencia de McCormick, Hamed Faridi, a FoodNavigator-USA. “Fuimos uno de los primeros en adoptar la metodología sensorial”. Recientemente, la marca ha estado corriendo toda esa información a través de los algoritmos de aprendizaje automático de IBM Research para ver si pueden descubrir “¿Cuál es el próximo sabor?”

A pesar de sonar un poco a ciencia ficción, McCormick dice que ya ha utilizado este nuevo sistema de inteligencia artificial en el desarrollo de tres nuevas mezclas de condimentos que pronto estarán en los estantes: Tuscan Chicken, Bourbon Pork Tenderloin y New Orleans Sausage.

También te puede interesar: ¿Por qué es tan difícil elegir algo de los menús, según la ciencia?

Claro, esos sabores no suenan particularmente locos, pero la tecnología de IA no se trata necesariamente de hacer mezclas extrañas, aunque McCormick cree que puede ayudar en la creatividad. En cambio, la inteligencia artificial es especialmente útil para mejorar los sabores y hacerlo más rápido. “Debido a que no deja de crear, la maquina ofrece opciones y soluciones novedosas que están superando los límites”, dijo Faridi. “Es una máquina de aprendizaje. Cada día es mejor que el día anterior. Nos ayudará a desarrollar sabores preferidos, más íconos, para nosotros y nuestros clientes “.

En ese sentido, la IA también se puede usar para llevar a un sabor más allá. “Cuando desarrollamos cualquier producto, tenemos un objetivo hedónico de 6.5 o 7”, afirma Faridi. “Así cuando el desarrollador lleva la evaluación sensorial a un 7, acepta que está listo para su comercialización completa. La máquina no tiene límite en esto. Siempre está buscando mejorar y hacer sugerencias ”. Sí, un robot puede ser más hedonista que la mayoría de los humanos. ¡Esos robots afortunados!