El laboratorio secreto de sabor donde sucede la magia de Disney

La mayor atracción que Disney tiene, no está abierta al público
comida disney laboratorio de sabor

La imaginativa comida de Disney lleva años fascinando a sus visitantes. Su recreación del banquete de la Bella y La Bestia, la chocolatosa galleta de Los Increíbles y el cupcake de Butterfinger son solo algunas de las creaciones con las que los parques llevan la felicidad hasta la boca a los asistentes. Estas delicias inician como una idea, que tiene que ser probada y afinada un sinfín de veces en un laboratorio de sabor antes de llegar al parque.

El Flavor Lab de Disney, un espacio de 650 m2 que está escondido en algún lugar de Walt Disney World, es un espacio en donde se tiene como misión imaginar, crear y ejecutar cada concepto de alimentos y bebidas que se sirven en todos los parques del mundo.

El acceso al laboratorio está limitado, únicamente los chefs a cargo y pocas personas del personal de los parques pueden entrar al laboratorio. Esto para evitar que las recetas se cuelen al público antes de que estén listas para formar parte de los menús del parque.

La enorme cocina también cuenta con televisores y luces, como si se tratara de un set de un programa de comida, pero esto en realidad es para los videos demostrativos que le muestran a otros chefs los pasos a seguir para las nuevas recetas.

Conseguir un nuevo platillo para los parques, no es tarea fácil. Le toma a los chefs entre uno y tres meses soñar, desarrollar y afinar la técnica antes de que abra un nuevo restaurante o parque. La mayoría de los platillos deben pasar por entre 12 y 20 revisiones antes de considerarse perfectos.

La próxima vez que estés por comer alguno de los manjares de los parques de Disney recuerda el largo proceso por el que pasó antes de llegar hasta tus manos.