Presentando una actuación musical del rapero Common y la cantante Andra Day en los Oscar 2018 el domingo por la noche, el comediante Dave Chappelle dijo: “En la vida estadounidense, hay personas que abandonan las circunstancias cómodas y se enfrentan a problemas que son más grandes que ellos mismos. Y ese es un trabajo ingrato para asumir”.

Continuó: “A menudo, nuestros héroes no son recordados ni reconocidos, pero esta noche se nos unen diez seres humanos extraordinarios que respondieron al llamado a la acción”. Y José Andrés resultó ser uno de ellos.

El famoso chef, conocido más recientemente por entregar más de tres millones de comidas a los residentes de Puerto Rico después del huracán María, estuvo de pie en el escenario en silencio durante la presentación de Common. Un foco de luz brilló sobre él y otros nueve activistas que compartieron el escenario. (Parecía Iron Chef, luego bromeó en Twitter).

An homage to all chefs, volunteers, First responders, military, doctors, nurses that helped during last hurricane season everywhere…and especially my fellow Puerto Rican brothers and Sisters #StandUpForSomething @common @AndraDayMusic @Lin_Manuel #oscars live stream pic.twitter.com/mRxPoJEB2A

— José Andrés (@chefjoseandres) 5 de marzo de 2018

Tenía una bandera puertorriqueña plegada en su pecho, que desplegó al concluir la presentación. Recibió una ovación de pie. Entre los activistas también en escena estuvieron Patrisse Cullors, cofundador del movimiento #BlackLivesMatter, y la fundadora de #MeToo, Tarana Burke. Aunque el nombre del chef no se especificó durante la canción, Common lo mencionó (y a los otros nueve homenajeados) en un tweet.

Según Variety, Common y Day se pusieron en contacto personalmente con los diez participantes para formar parte de la presentación. “Pensé, ‘¿y si tenemos gente que realmente haga el trabajo?'”, dijo el rapero a la revista. “Gente que sean activistas verdaderos en el mundo y en primera línea. Personas cuyas vidas, ya sea por circunstancias, se han convertido en los principales motores del cambio”.

Y Andrés ciertamente ha estado al frente en esa línea. Llegó a Puerto Rico pocos días después del huracán, mientras la mayoría de los lugares todavía no tenían electricidad, movilizó esfuerzos de guerrilla para establecer cadenas de suministro en toda la isla. Ilustremente, el chef voluntario llegó a distribuir 10,000 comidas al día, mientras que FEMA (la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias de EUA) brillaba por su ausencia. Andrés dependía de las generadoras con sede en Coliseo – el gran estadio – en la capital de la isla, San Juan, y se comunicó con comunidades rurales y de difícil acceso. El chef también sirvió comidas en Houston después del huracán Harvey, y en California después de los incendios forestales, trabajando en conjunto con su organización sin fines de lucro World Central Kitchen.

Aunque Andrés ha sido muy reconocido por su trabajo – solo el mes pasado, ganó el premio James Bear para Humanitaro del Año y World Central Kitchen fue nombrada en la lista de las Compañías Más Innovadores de Fast Company – muchas personas creen que es poco a comparación de lo que ha hecho. En un punto, sus operaciones terrestres en Puerto Rico costaron más de $400,000 dólares al día, según reportes del New York Times; su organización sin fines de lucro se apoya en una combinación de becas y donaciones privadas para hacer que funcione. Mientras que recibió sí dinero de FEMA, cerca de $11.5 millones de dólares en un su contrato inicial, Andrés dijo que esto fue poco para cubrir los costos de operación.

Durante los premios Oscar. Andrés retuiteó una foto de sí mismo sosteniendo la bandera puertorriqueña con Lin-Manuel Miranda. Los abuelos de Miranda son de Puerto Rico, y él también ayudó a conseguir apoyo para la isla.

Estos fueron los primeros Oscar del chef, a los cuales asistió con su esposa.