Tu salsa puede quedar demasiado picosa por razones que no necesariamente tienen que ver con tu receta o procedimiento. Generalmente, esto sucede porque los chiles que utilizaste estaban mucho más picosos de lo que imaginabas.

En un intento por salvarla, hay muchos que agregan agua y sal, pero en vez de arreglarla, terminan con una mezcla desabrida y aún picante.

Para arreglar el desastre, sigue estos consejos:

Agrega más jitomate

Si tu salsa es a base de jitomate, una buena opción para corregir el picor es añadir más jitomate a la mezcla. Agrega aproximadamente una mitad más en proporción a lo originalmente añadido.

Wikimedia Commons

También te puede interesar: Taco de chile en nogada para las fiestas patrias

Agrega crema ácida o crema

Si estás dispuesto a modificar la textura y el color, puedes añadir dos cucharadas de crema para diluir el picor. No será lo mismo, pero tendrás una muy buena opción para complementar tu pasta o carne.

PhHere

Mezcla con cilantro

Mezcla cilantro y limón. Añadir estos ingredientes reducirá el sabor picante sin cambiar mucho la preparación. Le dará un toque más fresco y el picor reducirá considerablemente.

Pexels

También te puede interesar: Salsas embotelladas mexicanas 

Clona tu salsa

Si no estás dispuesto a cambiar tu receta original, lo mejor es que hagas otra tanda de salsa sin nada de chile o condimentos y las mezcles.

Wikimedia Commons

Añade zanahoria

Esta puede ser una buena alternativa si tu salsa es roja y va dentro de un guiso. Licuar o incluir trozos de zanahora ayuda a neutralizar el picor.

PHhere