Existe una nueva conversación sobre el maridaje que no podemos seguir ignorando: maridar con cerveza artesanal. Tiene sentido cuando piensas en la variedad de estilos y sabores en el mundo cervecero.

También te puede interesar: Errores que cometes con el vino y arruinan su sabor

Emparejar platillos con cerveza significa que tienes mucho con que trabajar, notas dulces, amarga, algunos sabores a pan y especias, cáscaras de fruta, cacao y hasta nueces. Pero no es tan sencillo como solo emparejar los sabores que lógicamente van juntos, hay que tomar en cuenta varios aspectos. Evita estos errores comunes para lograr un maridaje correcto.

Emparejar sabores muy intensos

Utilizar los sabores en común es una forma fácil de empezar a maridar con cerveza. Por ejemplo, si vas a comer tacos al pastor, puedes combinarlo con una cerveza especiada frutal; o si vas a comer un pastel de chocolate una cerveza stout con notas a cacao. Pero cuida que los sabores que quieras resaltar no sean demasiado intensos, ya que esto podría terminar por matar las notas en tu cerveza.

terraza cha cha cha
Cortesía

No tomar en cuenta los contrastes

La otra forma común de maridaje es buscar los contrastes, por ejemplo una cerveza amarga con mucho lúpulo (como una IPA) va perfecto con comida grasosa (como un corte) porque el contraste del amargo rompe con la grasa de la carne y crean una experiencia muy interesante en boca. Sin embargo toma en cuenta las texturas también ya que el cuerpo de la cerveza (si es demasiado pesada) puede opacar por completo un alimento.

También te puede interesar: Esta app recomienda las mejores cervezas cerca de ti

Olvidar la textura

Aunque claramente el sabor es un elemento muy importante al maridar, hay otros elementos que tienes que tomar en cuenta. Como el cuerpo de la cerveza. Existen tres tipos de cuerpo: ligero (pilsner, trigo y lagers), medio (IPA, Ale, Belgian Red Ale) y pesado (porter, stout). Por ejemplo, combinar una cerveza pesada, con una comida ligera hará que se pierda el sabor de la cerveza, como un pescado blanco con una stout. O usar una cerveza muy lupulosa, con un platillo ácido puede amargar toda la comida.

Foto: Pixabay

Servirlas heladas

La temperatura ideal de las cervezas artesanales varía según su estilo. Los estilos con mayor grado alcohólico y mas maltosos como la Imperial Stout, Barleywine o Old Ale van a 13°C, todas las lagers a 8°C y las más frutales y lupulosas van como a 5°C. Estas temperaturas harán que las características de cada bebida resalten, así que cuida servirlas a la temperatura ideal.

También lee: 5 errores que la gente comete al tomar Champagne

La importancia de los tiempos

Si planeas maridar una comida completa con distintas cervezas ten cuidado de no comenzar por las más fuertes, esto hará que tus invitados se sientan satisfechos desde el principio y abrumará su paladar. Procura comenzar por las más ligeras y de ahí ve escalando hasta las más oscuras y con mayor cuerpo.