Beber una copa de vino es de los mayores placeres en la vida. Pero la complejidad de sus aromas y sabores puede verse afectada por un sinfín de cosas. Evita cometer estos errores para poder obtener el mayor beneficio de cada copa que te sirvas.

También te puede interesar: 4 vinos espumosos que no sabías que se producen en México

La temperatura perfecta

A diferencia del blanco o el espumoso, el tinto no debe de ir tan frío. Sí es recomendable enfriarlo un poco, pero no te excedas, ya que esto hará que sus moléculas estén rígidas. Esto resultará en un sabor más tenue y una reducción en el aroma. Trata de que esté a unos 16ºC, para que el aroma no se vea afectado pero que el golpe alcohólico parezca menor.

Lo oxigenaste de más

Todo el mundo recomienda oxigenar el vino un poco antes de beberlo, pero la clave está en que sea un poco. Es verdad que la oxigenación ayuda a que el vino libere más aromas y sabores. Pero cuando lo dejas oxigenar por demasiado tiempo se oxida, esto hace que pierda sus notas afrutadas, tornándose áspero y muy ácido (cuando sabe a vinagre). Así que mide bien el tiempo entre el momento que abres el vino y cuando esperas consumirlo.

Lo dejaste añejar demasiado

Aunque dicen que el vino se pone mejor con lo años, no es del todo cierto. Cuando los vinos salen a la venta es porque están en su mejor momento de ser consumidos. Hay algunas excepciones en los que puedes dejarlos añejar en botella un poco más, pero cuida la inclinación y rotalos constantemente. Sino el corcho se echa a perder y el sabor del vino termina pareciendo vinagre.

Relacionado: ¿Cuándo se debe guardar un vino? Sigue los consejos de una experta

La clave está en el aroma

La mayoría de los sabores se intensifican por medio del olfato, así que cuando tomas un vino procura no tener olores fuertes cerca y no haber fumado antes. Esto hará que pierdas algunas de las notas de sabor, así que ten cuidado.

Relacionado: Errores que cometes al tomar agua y afectan el sabor de tu comida

Lo combinaste con alcachofas

Este consejo suena súper específico (y lo es). El problema es que esta verdura tiene un químico que hace que el vino sepa más dulce en general. Y esta dulzura puede parecer un sabor metálico en la boca. Así que si vas a cocinar alcachofas opta por otra bebida y si aún así quieres maridarla con vino, utiliza busca uno que sea lo más ácido posible.