Se acaba de estrenar la nueva temporada de Chef’s Table, ¿la novedad? Cristina Martínez. Una mujer mexicana que hace 10 años cruzó la frontera en busca de salvar su vida y la de sus hijos. Tras varios trabajos como lavaplatos y cocinera de línea, Cristina consiguió ser la chef pastelera de un prestigioso restaurante italiano en Filadelfia (ciudad a la que llegó para quedarse) pero dada su situación de indocumentada, no pudo seguir en la cocina de este lugar.

También te puede interesar: Enrique Olvera participará en una nueva serie en Netflix

Esto no la desanimó, ella continuó luchando por su profesión y por su vida misma. Actualmente es chef y co propietaria de un restaurante de barbacoa, donde las filas son largas y la diversidad se hace presente.

Cristina Martinez
South Philly FB

Un poco de México en Filadelfia

Cristina y Ben Miller (su esposo) han formado una comunidad dentro de una ciudad súper conservadora del otro lado de la frontera. En South Philly Barbacoa hay música y baile, no se discrimina, sino que se abraza a las demás culturas y se transmite un mensaje de igualdad y respeto a través de la comida.

Hacer barbacoa tradicional en un país donde no encuentras los ingredientes, es un verdadero reto. Después de insistir con varios productores Cristina consiguió llevar pencas de maguey (indispensables para sazonar una buena barbacoa), que van de México a Nueva York y luego a Filadelfia.

Cristina estaba determinada a ofrecer lo mejor de ella y sus platillos. Para las tortillas, se llevó semillas de maíz chiapaneco y gracias a un buen amigo en Lancaster, logró sembrarlas, nixtamalizarlas y comercializarlas.

También te puede interesar: Cristina Tosi abre Milk Bar en L.A.

Esta cocinera ha roto fronteras tanto, que a su menú se ha sumado la preparación de barbacoa halal (un conjunto de prácticas permitidas por la religión musulmana), con la que conquistó a un mercado que no es fácil de ganar.

“Esta comida es para todo el mundo.. sin importar el color, raza o religión,” asegura Martínez

Tanto mexicanos que llevan muchos años allá como extranjeros disfrutan de su cocina. “Nos regresaste a México”, le dicen.

Cristina Martinez
South Philly FB

Cristina en Chef’s Table

Durante 10 días, hubo 6 personas de la producción que siguieron cada uno de sus pasos: por la cocina, por su casa, por el mercado y por las calles de Filadelfia. La mayor parte de la filmación se realizó en El Compadre (anteriormente, el restaurante de su hijo Isaías, quien falleció en 2017).

También te puede interesar: 7 cervezas mexicanas para disfrutar el otoño

Los retos de este capítulo iban más allá de dificultades técnicas o visuales. Aquí había había que lidiar con el tema de la legalidad, las presiones políticas, la nostalgia y el dolor de una mujer que está lejos de casa y de los suyos.

“Este capítulo se trata de una chef que emigra…totalmente diferente a lo que regularmente se ve”, afrima Cristina.

Enrique Olvera y Cristina Martínez son los únicos dos mexicanos en Chef’s Table. Pero resulta muy interesante como dos tipos de comida que en apariencia son tan distintas, en el fondo representan dos escenas siempre presentes e igual de importantes para nuestra gastronomía: el fine dining y la comida popular.

“A mí me gustaría conocer a Enrique Olvera, yo no tengo papeles, pero él puede venir,” bromea.