¿Conoces la miel de abeja melipona maya?

¿Sabías que esta miel es endémica de la zona maya?
abeja melipona

La miel melipona es uno de los secretos mejor guardados de la Riviera Maya. Las abejas que la producen se llaman melipona beecheii y sólo habitan en esta región del país. Esta miel es muy preciada en el mundo gastronómico, debido a sus notas cítricas. Chefs de diferentes partes del mundo como René Redzepi de Noma y Sami Nosrat del programa de Netflix: Salt, Fat, Acid, Heat, han reconocido su especial sabor.

Uno de lo chefs que utiliza esta miel en sus creaciones es Daniel Manzano chef de C-Grill en Playa del Carmen, quien nos contó que “su sabor es casi como un fermento, es umami… tiene todos los sabores, dependiendo del lugar y del árbol del que se alimentaron las abejas, su sabor será diferente, pero siempre cítrico”.

Tal como lo indica el chef Manzano, el sabor de esta miel viene de los árboles frutales —como el de guanábana— y flores en las que pecorean las abejas. De ahí sacan las propiedades que la hacen tan especial y obtienen la jalea real —la cual es ácida y de textura cremosa— que alimenta a las larvas y a la abeja reina. Además posee una gran cantidad de antioxidantes naturales y se usa en la medicina tradicional gracias a sus propiedades curativas y antiinflamatorias.

La cosmovisión maya

Según cuenta la leyenda maya, en la zona de Cobá el Dios Descendiente Ah Muzankab es el encargado de cuidar a las abejas meliponas y proteger la miel, la cual era utilizada como método de pago para los mayas. En los Códices de Madrid, hay más de 14 hojas dedicadas al estudio de abejas de acuerdo a la cultura maya.

Abeja Europea vs Melipona

Antes de que llegaran los españoles, sólo había dos principales tipos de abeja en la zona maya: la melipona beecheii y la trigona. Durante la intervención española, trajeron consigo a la abeja Apis (europea) —que produce mucho más y a mayor velocidad— la cual poco a poco ganó popularidad y dejó de lado la producción de miel melipona. Sin embargo, actualmente los productores locales están haciendo un gran esfuerzo por recuperar la tradición y volver a “darle vida” a este tipo de miel.

¿Cómo se produce?

Carlo Chico meliponicultor encargado de Miel Melipona Maya en Cancún —nos explicó cómo es el proceso para obtener este tipo de miel. “Es un proceso artesanal y desde la época de los mayas se hace de esta manera. En un tronco hueco (conocido como jobón) se perforan los dos lados, con un palito de madera se pican los jarritos de cera y se voltea el jobón para obtener la miel. Luego se cuela en un tipo mosquitero para quitar las impurezas. Contrario a otras mieles, esta no se centrifuga.”

Ahora en vez de utilizar troncos, el proceso se ha adaptado y se hace en unas cajas de madera de pino, para evitar la tala irresponsable de árboles.

¿Por qué es importante hablar de este tipo de miel?

Desafortunadamente, debido a deforestación y poca planeación urbana que hay en la zona, la abeja melipona está en peligro de extinción. Esta especie, únicamente se alimenta de árboles nativos y sin estos es muy difícil de preservar. Además,  produce muy poca miel: al año, una colmena produce de 3 a 5 litros de miel anuales. Mientras que la abeja Apis o europea, produce la misma cantidad en cuestión de meses. Esto provoca que por costos sea mucho mas común producir y consumir miel de abeja europea.

“Es una miel muy escasa a la que no se le está dando valor” -Carlo Chico.

¿Qué podemos hacer para preservarla?

Una buena opción para ayudar a la preservación de esta especie es informarnos lo más que podamos de esta miel. El precio oscila entre los $250 y los $300 pesos, y aunque podría parecer un costo muy alto, simplemente estamos pagando el esfuerzo y trabajo tanto de las abejas como el de los meliponicultores. No se vende en grandes cantidades y es raro encontrarla en algún lugar que no sea la Riviera Maya. Pero si quieres apoyar, existen algunas opciones para comprarla: Traspatio Maya o Miel Maya Melipona.

Tenemos un país muy rico en todos los sentidos, hagamos un esfuerzo por cuidar nuestra cultura y tradición. Apoyemos a los meliponicultores comprando su producto.