El chef Ángel Vázquez, originario de Puebla, estudió gastronomía en París, México y Tailandia, lo que lo ayudó a ampliar su visión y experimentar con otros ingredientes. Actualmente tiene dos restaurantes a su cargo en Puebla: Augurio en el centro e Intro en Angelópolis.

Vázquez deleita e innova con sus creaciones. Además de maravillar a sus comensales con platillos que recrea de acuerdo a su memoria culinaria y a los sabores que ha descubierto alrededor del mundo. Tanto Ángel como su familia son apasionados de la cocina y desde muy pequeño el chef recorría el mercado con su papá  y probaba las delicias de su abuela. De ahí, surge su gusto y pasión por la cocina.

Ángel Vázquez
Luis Saavedra

Su gran pasión por la comida mundial lo llevó a abrir Intro, un restaurante que combina las especias y sabores de muchos países y culturas. No es cocina fusión, es simplemente muchos y muy buenos platillos que compaginan y se acompañan el uno al otro. En su carta puedes encontrar desde un curry, hasta una tabla de charcutería con foie gras y todo absolutamente todo, armoniza a la perfección.

Si le tuviéramos que poner una etiqueta a su cocina, la podríamos llamar “reconfortante”. Sirve de esos platillos en los que limpias lo que sobra de la salsa con el pan y compartes con personas queridas. Realmente te transportas a otro país probando las creaciones del chef.

Podríamos decir que Intro es el restaurante más relajado de los dos, pues ofrece platillos más vanguardistas y de cocina contemporánea.  

Augurio, por otro lado es más tradicional y ahí se sirven las recetas familiares que heredó de su padre y abuela. Para Ángel es muy importante plasmar ahí los sabores de la cocina poblana tal como es, dándoles su propio toque. Platillos como los tlacoyos de alberjón, la chancla (un tipo pambazo) o el guajolote (pan frito relleno de carne con lechuga), son iconos del restaurante y son recetas que llevan años en su familia.

Ángel Vázquez
Luis Saavedra

Desafortunadamente, muchas de estas preparaciones ya no se encuentran con facilidad en Puebla y es por eso que el chef se ha dedicado a rescatar la tradición y sabor que guarda en su memoria.

Para Ángel Vázquez esto solo es el comienzo de una gran aventura gastronómica, el chef se ha extendido a otras partes del mundo, y ya tiene un restaurante en Barcelona, que es también licorería y se llama San Pedrito