Cada vez vemos más cocteles con vermut

Los experimentos caseros de los bartenders con el vermut están dando resultados deliciosos.
vermut

Zachary Cordasci estaba parado frente a una olla, nombrando en voz alta los ingredientes que iba depositando en ella: “dos botellas de piquepoul, 4 gramos de raíz de diente de león, 3 gramos de enebro, 3 gramos de gaulteria, 20 gramos de cáscara de limón amarillo y 50 gramos de albahaca con hojas y tallos”. Lo que hacía no era cocinar: el jefe de bartenders del bar y restaurante Gristmill de Brooklyn estaba preparando vermut.

Después de añejar la infusión unos cuantos días y fortificarla con un licor altamente resistente obtendría un elixir herbáceo excelente para una bebida rojiza o para un coctel de ginebra y chícharos dulces. Y esto mismo está pasando a lo largo y ancho de los EE. UU.: los bartenders le están dando vida a los vinos blancos y tintos para producir vibrantes versiones del clásico compañero aromatizado.

También te puede interesar: Cócteles con oporto blanco tan complejos como frescos

En el bar Honeycut, de Los Ángeles, un vermut dulce y afrutado le da notas de regaliz a los cocteles Negroni; en el Linden Room de San Francisco, Ron Boyd crea un vermut blanco y floral utilizando manzanilla, alcachofas secas y cilantro. Dada la belleza que estos vermuts caseros le imprimen a sus copas, los bebedores quedan completamente enamorados.

“La gente realmente disfruta oyendo la historia de cómo se hacen nuestros vermuts”, dice Boyd. “Y estas recetas nos dan un estilo propio y específico que no se puede degustar en ningún otro lugar”. —BETSY ANDREWS