6 alimentos que nunca come la Reina Isabel II

pasta

¿Qué personalidad tendrá acceso a la mejor comida del mundo? Definitivamente, la reina Isabel II es una de ellas. Como puedes imaginar, la reina tiene acceso a los mejores platillos del mundo. Lo que quizá no sabías es que tiene una selecta lista de alimentos que no son de su agrado.  

También te puede interesar: Este sigue siendo el helado más caro del mundo

Ajo

El ex cocinero de la realeza, Darren McGrady reveló que cocinar para la familia británica es una tarea sencilla pero debes recordar los pequeños detalles. Uno de ellos es que la reina Isabel II jamás come ajo, ni cebolla ni paprika.

Pasta, arroz y papas

Una de las cosas que están prohibidas en la dieta diaria de la monarca son los alimentos con mucho almidón y carbohidratos. Esto quiere decir que no se permite cocinar arroz, pasta ni papas. En cambio, su alimentación se basa en proteínas y verduras al vapor o a la parrilla. 

Carne en término medio

Cada semana, su Majestad hojea un libro con las sugerencias que el chef, Mark Flanagan tiene para ella. Lo que definitivamente nunca estará en la lista es un corte de carne y mucho menos crudo o en término medio. La reina prefiere aves como el faisán o la perdiz.

Plátano entero

La reina no utiliza sus manos sin cubiertos por lo que nunca la verás comiendo un plátano entero. Ella suele cortarlo en pequeñas rodajas para comerlo con un tenedor.

Orillas del pan de caja

La hora del té es sagrada para la reina Isabel. A ella le gusta comer sándwiches de atún, mayonesa y finas rodajas de pepino. Siempre y cuando las cortezas del pan estén cortadas.

Huevos de cáscara blanca

De acuerdo a una publicación de The Guardian,  la Reina suele desayunar huevos, especialmente con salmón y trufa. Ella prefiere los huevos de cáscara marrón porque según ella saben mejor, así que nunca se verá una docena de huevos con cáscara blanca. 

También te puede interesar: Catalina de Medici: la mujer que popularizó el tenedor

Algunas publicaciones internacionales afirman que cocinar para la Reina es casi igual que estar en un capítulo de Downton Abbey.