Cuando preparamos una mousse, es fácil confundirnos, pues es un método muy versátil y existen diferentes texturas.

Las recetas de este postre tienen pocos ingredientes pero aún así es común errar a la hora de mezclar y preparar.Para que eso no te pase aquí te presentamos un tips que te serán muy útiles.

Una base sólida

La base de la mousse puede ser de frutos, natillas o bien una creme anglaise. Asegurate de que sea lo suficientemente espesa para que no termines con un mezcla demasiado líquida.

Wikimedia Commons

Cuida las temperaturas

Asegúrate de mezclar bien los ingredientes a temperatura ambiente, esto evitará a que termines con huevos revueltos o una mezcla cortada.

También te puede interesar: Tips para pochar los huevos perfectos

Para lo huevos

Si tu receta indica que agregues huevo, lo mejor es que los batas muy bien y de preferencia utilices más yemas, así tendrás una mezcla mucho más sólida.

Pexels

Bate con fuerza

La mezcla debe tener un color pálido y de buena textura. Blanquea los huevos con el azúcar para obtener un resultado uniforme.

Pexels

Envuelve la crema batida

Si la receta requiere que agregues crema batida, recuerda que lo debes hacer de forma envolvente para que que no se baje. El ingrediente más liviano debe conservar su estructura en la base espesa, hazlo despacio y sin revolver con fuerza.

Derrite bien la gelatina

Ya sea que utilices gelatina en polvo o gelatina en hoja, asegúrate que esté bien derretida o hidratada. Después, agrega la mezcla a tu base poco a poco, así evitarás cualquier tipo de grumo.