Tierra Adentro

Platos de México con buena sazón en un espacio acogedor y precios accesibles.

Un local en una esquinita sin puertas de la colonia Portales, anuncia que llegaste a Tierra Adentro. En el interior siete mesas conforman este restaurante que invita a los comensales a comer solos o en grupos pequeños. Entre los elementos que decoran el espacio destacan una vitrina vintage, un cochinito de barro y un conjunto de guajes unidos por los mecates.


En Tierra Adentro preparan comidas y desayunos de distintas regiones de México. Para el desayuno hay dos opciones de pan dulce: las conchas y las galletas de cochinito, que vale la pena ‘chopear’ en un chocolate oaxaqueño de metate en sus versiones de agua o leche. Y en la parte salada, elegimos los huevos al comal con hoja santa en salsa de chapulín y frijol. Una opción ligera que es muy aromática por la hoja santa y tiene notas ahumadas gracias a los bichos.

Por la tarde los sones latinoamericanos son la selección musical designada para abrir el apetito. Nuestra recomendación es iniciar con los esquites… tienen un profundo sabor a queso fresco que se mezcla con el epazote. Como plato fuerte escogimos los tacos de barriga de cerdo con glaseado de tepache y cascabel. El sabor agridulce de este plato recuerda a los buns orientales. Son tres tacos pequeños montados en tortilla de maíz azul con rodajas de pepino, rábano y cebollín.

Y el final feliz de esta comida llega en forma de tostada de nata con helado de queso. Está servido sobre una compota ligera de guayaba que es casi adictiva. Algo que aplaudimos es el café que además de ser de grano y estar preparado al momento, está en tazas dos veces más grandes de lo normal. ¡Gracias Tierra Adentro por esa dosis extra de cafeína al final de una rica comida!