El pastel imposible, también conocido como chocoflan, diplomático o napolitano, es muy famoso en Latinoamérica, y aunque no se sabe exactamente en donde surgió, en México es un postre muy popular.

El nombre se le atribuye a la particular forma en la que se hornea (y el resultado, después de eso): primero se pone la mezcla de pastel de chocolate (que debe ser bastante espesa) y después la mezcla del flan. Lo increíble e “imposible” es que cuando se hornea se invierten los lugares y el flan queda en la parte superior del pastel.

Esto sucede gracias a las diferentes densidades de cada uno, lo que provoca que la más pesada se vaya al fondo (el flan) y la más ligera (el bizcocho) suba. Al final las dos texturas quedan unidas.

También te puede interesar: ¿Cómo arreglar una salsa muy picosa?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Cooking with Dalida Pty🇵🇦 (@cookingwithdalidapty) el

Cuando lo hornees, toma en cuenta:

    1. El tamaño del molde, debe ser alto para evitar que se desborde.
    2. Se hornea a baño María, así que llena un molde con agua, que llegue casi a la mitad del molde donde lo hornearás.
    3. Agrega la cajeta o dulce de leche, una vez que esté bien engrasado el molde (distribuye muy bien).
    4. Cuando agregues el flan, asegúrate de verter la mezcla despacio y no llenarlo hasta el tope (deja aproximadamente dos dedos de espacio).
    5. Cuando desmoldes el pastel, hazlo con un cuchillo caliente y poco a poco despega el borde, voltea a un plato rápidamente.