Atención todos, este es un anuncio importante: Solo faltan 60 días para la boda del Príncipe Harry y Meghan Markle. Esto quiere decir que el centro oficial de noticias de la familia real, Kensington Palace, está comenzando a filtrar información sobre las esperadas nupcias. La noticia de hoy es respecto al pastel real. Y como mucho en esta parte pública de su relación, parece que la pareja nuevamente rompe con la tradición.

En primer lugar, se espera que Markle de un discurso en su propia boda, probablemente agradeciendo a la Reina y al resto de la familia real por su apoyo durante su vertiginoso cortejo con el Príncipe Harry. A Markle también se le permitió asistir al servicio de Navidad en Sandringham con sus futuros suegros, un privilegio que normalmente solo se extendía a los cónyuges, no a las parejas comprometidas (por ejemplo, a Kate Middleton no se le permitió unirse al Príncipe William hasta que se casaron). Cuando se trata de su pastel, el Príncipe Harry y Meghan Markle han optado por romper descaradamente otra tradición real: No servirán pastel de frutas.

RELACIONADO: 11 pasteles reales de alrededor del mundo 

El privilegio de hornear el pastel será para Claire Ptak, como informa CNN, de Violet Cakes en Londres. La pareja le pidió a Ptak que creara una “tarta de limón y flor de saúco que incorporará los brillantes sabores de la primavera”. El pastel estará decorado con glaseado de crema de mantequilla y flores, una especialidad de Ptak. Markle ya está familiarizada con el trabajo de la repostera—la entrevistó para su blog de estilo de vida The Tig. Ptak también ha conversado con Food & Wine sobre algunas de sus recetas favoritas para bollos, pastel de queso y cerveza y brownies fudgy.

“Saber que realmente comparten los mismos valores que yo sobre la procedencia de los alimentos, la sostenibilidad, la estacionalidad y lo más importante, el sabor, hace que ser parte de este  evento sea lo más emocionante”, dijo Ptak en un comunicado publicado por Kensington Palace.

La movida no es del todo sin precedentes: en su boda, el Príncipe William solicitó un llamado pastel de novio, o un pastel hecho de galletas de chocolate, sin embargo, se sirvió además de un pastel de frutas más tradicional.

The Violet Bakery Cookbook, $10 dólares en amazon.com