A sus 30 años, Ellen Bennett Pérez imparte conferencias a jóvenes emprendedores en universidades de México, pues tiene un discurso motivacional que contagia a quien la escucha. La historia de esta joven es distinta (a la inversa de aquellos que quieren cumplir el sueño americano). De madre mexicana pero criada en Los Ángeles, Ellen decidió salir de su ciudad a los 18 años para vivir una especie de sueño mexicano. Mientras estudiaba, cocinaba y trabajaba en restaurantes, tuvo una revelación y lo que comenzó con un pedido de 40 delantales se convirtió en Hedley & Bennett, su colorida marca de delantales.

Ahora la marca hace filipinas y otras prendas para cocineros con más de seis mil clientes entre México y Estados Unidos. Por si eso fuera poco, su fábrica emplea a más de 50 mexicanos de los cuales 85% son mujeres. Con un delantal en mano se acercaba a los restaurantes y así consiguió alianzas con reconocidos chefs como David Chang, Mario Batali, Nancy Silverston, Enrique Olvera y Guillermo González Beristáin, entre muchos otros. Además, confecciona delantales personalizados para marcas como Shake Shack, Spacex, Facebook y Nike. 

 

Entrevistamos a esta exitosa emprendedora y esto fue lo que nos contó… 

F&W: Todos quieren triunfar en la cocina, tú triunfaste afuera, ¿cómo fue?
E.B. Empecé en la cocina, siempre he dicho que la vida no es una línea recta. Hay pasos que la gente te va diciendo que debes vivir y de acuerdo con la sociedad hay un punto en el que te retiras y ya tienes que haber vivido en plenitud. Para mí no, para mí lo bonito de la vida es que tenga curvas y te cruces con más cosas que no esperabas.

Somos lo que nos toca vivir, todo lo que viví en México, mi cultura mexicana y mi cultura inglesa, fueron las que me llevaron al punto en el decidí hacer delantales. Nadie nace sabiendo qué será en la vida, todo es parte de nuestra evolución.

F&W: ¿De dónde viene tu historia con México?
E.B. Soy mitad mexicana del lado de mi mamá. Mi nombre completo es Ellen Bennet Pérez. Mi papá es inglés y de su lado tengo ascendencia sueca e inglesa. La familia de mi mamá es originaria de San Luis Potosí pero radican en Tamaulipas.

Yo digo que soy el ejemplo del sueño americano invertido porque decidí vivir mi sueño mexicano. Crecí visitando México todos los años, siempre iba a casa de mi abuela y me encantaba porque comíamos tacos, podía andar descalza por todos lados, jugaba fútbol en la calle y se me olvidaba el inglés y cuando me iba a Los Ángeles se me olvidaba el español.

Me pasó que cuando cumplí 18 años me sentía muy diferente a todos los niños americanos con los que iba a la escuela. Decidí irme a la Ciudad de México y llegué a mi lugar feliz. Viví en México de los 18 a los 22 años. Mi papá es piloto y mi mamá enfermera.

F&W: ¿Por qué tus delantales son tan coloridos?
E.B. La casa de mi abuelita en México era color turquesa, creo que como buena mexicana tengo los colores en el alma. Además, desde que era pequeña me gustó el diseño y elegir lo que me iba a poner. Lo que logré con mis delantales es una combinación de lo que más me gusta: México, el diseño, los colores y la comida.

 

F&W: ¿Por qué delantales y no filipinas?
E.B. Empezamos con delantales, pero ahora también vendemos filipinas. Para mí el delantal en la cocina es como una capa de súper héroe, te lo pones y dices: “yo puedo”. Muchos chefs me pedían combinaciones y que mezclara los colores de su restaurante en los delantales. Fue así que los delantales se convirtieron en algo parecido a un platillo, algo que primero imaginas, después hacer pruebas y terminas por montar y servir.

F&W: ¿Qué es lo más relevante en un delantal?
E.B. La forma de verlo es muy simple, mis clientes son los cocineros y para un buen cocinero nunca será lo mismo comprar un jitomate en el súper mercado que comprarlo con los agricultores directamente. La calidad no será la misma. Así funcionamos nosotros, compramos las mejores telas y las traemos de todo el mundo, de Italia, de Japón, de India. Cada insumo que le pongo al delantal tiene que ser del mejor material posible.

 

hedleyandbennett.com
@hedleyandbennett