Michelin ha lanzado su cuarta guía anual a dos de los principales destinos gastronómicos de Brasil: Río de Janeiro y São Paulo, y literalmente estamos buscando boletos de avión en Google.

Los cambios respecto a la lista del año pasado son sutiles, pero no insignificantes. Dos restaurantes obtuvieron dos estrellas, con una nueva adición, y otros dos populares restaurantes más recibieron sus primeras estrellas. La designación Bib Gourmand fue otorgada a 33 restaurantes, cuatro más que en 2017, y los nuevos lugares incluidos son Fitó, Piccolo, Petí Panamericana y Bio.

D.O.M., uno de nuestros restaurantes favoritos en São Paulo, conservó sus dos estrellas, mientras que Tuju, uno de los 50 Mejores Restaurantes de Latinoamérica, se unió a este como el único otros restaurante que obtuvo dos estrellas en las ciudades brasileñas.

“La selección de la Guía MICHELIN Río de Janeiro y São Paulo 2018 refuerza el potencial de las dos ciudades para convertirse en destinos gastronómicos internacionales por derecho propio”, dijo Michael Ellis, director internacional de las Guías MICHELIN, en un comunicado. “Cada vez más los chefs locales e internacionales ofrecen a los comensales la oportunidad de experimentar una experiencia culinaria única y de alta calidad que no se encuentra en ningún otro lugar”.

Ahora São Paulo tiene 14 restaurantes con estrellas, mientras que Río de Janeiro tiene cuatro. Si los locales de comida en la calle fueran más reconocidos por la compañía de neumáticos, estamos seguros de que Río de Janeiro habría acumulado más estrellas; la escena de comida callejera de la ciudad es una de las mejores del mundo. Si tienes planeado ir, estate atento a los puestos que venden churrasquinhos (brochetas de carne), pão de queijo (pan de queso) y pasteles (bolsillos de carne fritos).

Mira la lista completa de los restaurantes aquí:

La dos ciudades aún no tienen restaurantes que se hayan ganado la mayor calificación de tres estrellas Michelin, pero sospechamos que sí el calibre de la escena culinaria se sigue elevando al mismo ritmo, el próximo año sucederá.