¿Cómo moler harina en casa?

Puedes ahorrar mucho cuando mueles tu propia harina. Además, no tendrá ningún aditamento.
moler harina

Moler harina puede ser mucho más benéfico de lo que imaginas: tú escoges qué granos mezclas, ahorras un poco de dinero y te olvidas de conservadores o aditivos. Hoy en día existen muchas opciones para hacerlo en casa pero lo más recomendable es que utilices un molino eléctrico, una thermomix o una licuadora resistente y con opción de molido.

¿Qué granos se pueden moler?

Prácticamente puedes moler todo tipo de granos, pero de preferencia muele semillas que no sean tan grandes para no atrofiar tu molino o licuadora. Generalmente los granos de trigo, alforfón, linaza o farro, son muy buena opción.

semillas y granos

Flickr

¿Cómo hacerlo?

-Limpia los granos bajo el chorro de agua y seca bien con papel absorbente.
-Colócalos en la licuadora o molino (siempre debe estar seco y sin rastros de agua para que no se pegue).
-Prende tu licuadora a una potencia media y verifica su consistencia.
-Termina de moler

También te puede interesar: Diferencias entre el pan hecho a máquina y a mano

Puntos a considerar:

-Procura no cargar mucho la licuadora o molino porque se puede calentar de más y puede dejar de funcionar. Hazlo poco a  poco.

-Si ves algunas cáscaras o residuos de semilla que no quieras en tu harina, puedes pasar la mezcla por un colador fino.

-Presiona varias veces el botón, entre más veces la muelas, mejor será la textura y suavidad.

-Procura guardarla en un contenedor de cristal o uno de tapa hermética. Almacena en un lugar seco y oscuro.

-Si decides hacerlo con un molino de mano, sé paciente, toma mucho tiempo pero el resultado es igual de bueno.