La conductora Montserrat Oliver nos dejó impactados con los platillos exóticos que ha probado alrededor del mundo y con lo que le mandaban de lunch en la infancia.

Hot spots en la Riviera Maya

Ahora estoy grabando Reto 4 elementos en la playa por lo que no tengo mucho tiempo libre. Pero en el Hotel Andaz, donde me estoy quedando, hay un mexicano muy bueno que se llama Casa Amate. El otro día me escapé a Bacalar y comí en Finisterre, que me encantó. Cuando puedo también me doy una vuelta a Cancún y voy a Lorenzillos.

Bebida favorita

El vino tinto. De los mexicanos, mi favorito es el Grimau, un blend de tres uvas: tempranillo, shiraz y cariñena.

Comida exótica

 En Seychelles, África, comí un murciélago de fruta. Era un guiso de carne cortada en pedacitos, servido con una salsa de color café. Y en Australia comí sashimi de canguro. Estaba cortado muy delgadito y lo servían frío. No me acuerdo tanto del sabor, pero cuando me enteré de lo que era, casi me muero porque amo a los canguros.

Dotes culinarios

Me encanta hacer pasteles. La verdad puedo presumir que vengo de una familia donde la cocina es muy importante por lo que tengo recetas de mi mamá que son bastante complejas. De salado, hago un pollo al horno que me queda buenísimo.

Foto: Pastel Milk

Lunch de la infancia

En vez de un sándwich, en verano me mandaban un pan con aceite de oliva y sal y una barra de chocolate amargo. Y en invierno, un bolillo con vino tinto y azúcar. Obvio todos los niños se sacaban muchísimo de onda.

Platillo obsesión

 Siempre pido ñoquis de 4 quesos. Aunque no estén en el menú pregunto si me los pueden hacer.