Albert Adrià, uno de los chefs más célebres de España (que posee el famoso Tickets Bar en Barcelona), es hermano menor de los Adrià y está considerado como “El mejor pastelero del mundo” (según los World 50 Best Restaurants). Abrirá las puertas de su pastelería en Londres y bar de vinos espumosos a principios del próximo mes.

El acertadamente llamado Cakes and Bubbles, ubicado dentro del Hotel Café Royal en Regent Street, es el primer establecimiento permanente del chef fuera de su país de origen. La inauguración será el  8 de noviembre. Anteriormente el chef hizo un pop-up en el hotel en 2016 que duró dos meses, donde incluyó 30 cursos, uno de los cuales se sirvió en un ascensor.

También te puede interesar: La reapertura de Eleven Madison Park saldrá en Netflix

Cakes and Bubbles se inspiró en La Dolça, el área de entradas solo para dulces, donde las frutas y flores cuelgan del techo y el chef sirve su famoso pastel de queso, que pronto se eliminará del menú de Tickets y se convertirá en un exclusivo de Cakes and Bubbles -un delicado postre con notas de avellana y una corteza de chocolate blanco.

“Creo que Londres es la capital del mundo y estoy esperando este nuevo desafío”, dijo Adrià en un comunicado. “Es un proyecto que me emociona como chef repostero, nunca he abierto nada relacionado específicamente con el mundo del dulce. Nuestro enfoque y menú será un cruce entre lo clásico y lo contemporáneo”. Además del pastel de queso, estos postres clásicos y contemporáneos, incluyen flan de huevo con caramelo oscuro “airwaffles “con plátano caramelizado, bolas de pastel de chocolate ningyo-yaki, y una selección de donas y pasteles caseros.

También te puede interesar: Milk Bar de Christina Tosi abre en Los Ángeles

También estará disponible un menú de degustación de postres, con la opción de elegir entre cuatro u ocho dulces para compartir (o disfrutar solo, dependiendo de lo hambriento que estés). Ah, y sobre la parte “Bubbles” de Cakes and Bubbles: los huéspedes pueden elegir entre una amplia selección de champagnes y vinos espumosos, vendidos por botella o por copa. “Queríamos ir un paso más allá que solo comer pastel y un postre”, dijo Adrià. “Queremos ofrecer una experiencia que comience con algunas tapas dulces para picar, combinadas con vinos espumosos y dulces, luego compartir un pastel de queso y algunos de las especialidades que hemos desarrollado durante los últimos 30 años, que son lo que nos hace verdaderamente únicos “.