Uno de los aspectos más importantes de cualquier cena de entre amigos es que hay vino, gran parte del cual, fluye durante toda la noche. Necesitamos vino para relajarnos mientras terminamos de preparar la comida y como una apoyo para superar conversaciones incómodas y los aparentemente interminables “hola” y “cómo estás”. Pero a veces nos excedemos con el vino, comprando una, dos o tres botellas en el camino a la cena.

Si terminas con un exceso de vino, ya sea porque la gente dejó sus botellas a medio terminar en tu casa, no te desesperes, no tendrás que obligarte a beberlo todo cada noche hasta que las botellas estén vacías. Hay muchas maneras de cocinar con los sobrantes de vino tinto y blanco, e incluso champán y bebidas fuertes. Lorenzo Boni, chef ejecutivo de Barilla América, revela cinco de sus consejos para cocinar con el alcohol sobrante de las vacaciones.

Empareja el alcohol que estás usando para cocinar como lo harías con un vino para la cena

Cuando salgas a cenar, es probable que tu camarero te recomiende sólo beber, por ejemplo, un vino blanco con pescado. Puedes hacer algo similar cuando estás cocinando con tu vino sobrante. Por ejemplo, Boni dice que cocinar con champán complementa mejor al salmón o las ostras, mientras que “el prosciutto crujiente y la pasta al estilo risotto con carne roja” deben cocinarse con vino tinto.

No sumerjas tu plato en alcohol

Si desea usar esa botella de champaña sobrante de la cena en un brunch con amigos el próximo fin de semana, ten cuidado que el plato no sepa a que fue remojado toda la noche en alcohol. En cambio, Boni recomienda que: “reduzcas el alcohol para que se cocine dejando a su paso sabores dulces, ácidos o aromáticos”.

Usa vino tinto para marinar por la noche

El vino tinto se puede transformar fácilmente en un marinado para proteínas como la carne roja. Según Boni, simplemente puedes “tomar tu carne roja favorita y marinarla en vino tinto con ajo antes de cocinarla el día siguiente”.

Solo tira (o bebe) las botellas baratas

Boni recomienda que solo pruebes cocinar con un buen vino, lo que puede parecer contradictorio. ¿No deberías beber lo bueno y usar las botellas no tan sabrosas cuando estás cocinando? Resulta que, este pensamiento podría arruinar una receta perfectamente buena. El vino malo o barato podría aumentar los “sabores a corcho o vinagre [en] tu plato”, según Boni.

El vodka también tiene un lugar en la cocina

No sobró vino alguno (¿cuál es una posibilidad definitiva en nuestro clima político actual?). Boni tiene algunas ideas sobre cómo usar el vodka en la cocina, especialmente cuando se trata de cocinar pasta. Prueba “penne con salsa cremosa de vodka de tomate, cebollas Vidalia y guanciale crujiente” o un fettuccine hecho con “vodka, cebollas Vidalia, salsa Alfredo, muslos de pollo crujientes y romero”.