No, no eres el único que se ha preguntado por qué cambian de color los crustáceos cuando los preparas. Como todos sabemos, el camarón, antes de ser cocinado, es de un color gris azulado nada apetitoso. Este color se debe al exoesqueleto (la parte externa del animal). Nos dimos a la tarea de investigar las razones científicas y si sigues leyendo te lo explicaremos de la manera más sencilla.

El exoesqueleto contiene carotenoides (pigmentos orgánicos) llamados astaxantina. Por ejemplo, los carotenoides son los responsables de darle color al salmón. Volviendo a los camarones, antes de cocinarlos, la astaxantina está cubierta por cadenas de proteínas llamadas crustacianina mismas que ocultan esa tonalidad coral.

Cuando se cuecen, el calor libera la retención de estas cadenas de proteínas y el camarón obtiene ese famoso pigmento rosado. Y si lo estabas pensando, sí. Esta es la misma razón por la que las langostas se vuelven rojas cuando las cocinas.

También te puede interesar: Los mejores restaurantes de mariscos en CDMX

Ahora que si te preguntas por qué los flamencos son rosas, es debido a este mismo carotenoide. Mientras que los flamencos comen camarones que aún aparecen de color gris, la cadena de proteína crustacianina se disuelve en la digestión.

#feather #plumes #aesthetic #pinterest #pinkflamingo #flamingo #sweet #flamantrose

Una publicación compartida por Inspiration (@furpluslace) el