Abrir seis negocios en seis años es un gran logro. Si eres extranjero, es una hazaña. Marco Carboni no se imaginaba lo que le esperaba en México cuando llegó de Italia. Solo buscaba afianzarse, poner un negocio “pequeño” y formar una familia. Pero los años le sonrieron y han sido generosos. 

También puedes leer: Maxi pastas: una tendencia de gran tamaño que debes probar

Nera es su proyecto más reciente y está ubicado al sur de la Ciudad de México, en el Pedregal. El nombre  significa ‘negra’ en italiano, aunque también remite a la historia familiar del chef, quien nos cuenta que a su abuela le decían Nera de cariño. Los ingredientes principales de esta cocina son el carbón y el fuego, sin perder de vista la vena italiana y el toque casual. 

La carta es pequeña, aunque sustanciosa. Hay opciones obvias, como la pizza, la pasta y las entradas mediterráneas —aceitunas kalamata, prosciutto y burrata—. Las infalibles son la pizza de anchoas de Cantabria, con harina orgánica y masa madre, elaborada en horno de piedra; así como el tagliatelle con salsa de queso y el pappardelle con ragú de cinco cortes (salchicha y cachete de cerdo, cola y costilla de res y pancetta) en cocción lenta. La magia de la brasa en Nera convierte una simple coliflor en un acompañamiento espectacular, gracias a una costra de parmigiano reggiano aderezada con salsa de queso con macadamia. Además de resaltar sabores como el del pulpo a las brasas y los vegetales rostizados, como en el caso de la ensalada de betabeles y zanahorias ahumadas con jocoque y avellanas.

También puedes leer: Osteria Mattea, pastas casuales y apapachadoras en las Lomas

Pero la comida no es todo. Hay una carta de vinos con propuestas italianas que vale mucho la pena. Si encuentras el Romeo y Julieta Passimento Rosso, no lo dejes ir, es un tinto equilibrado y cariñoso en el paladar. Los postres son el punto final que necesitas: clásicos y bien hechos, como el tiramisú, el brownie con helado de avellanas y un sorbete de Campari. 

Nera conserva la esencia clásica de la cocina italiana en platillos que reinterpretan la tradición a través de técnicas modernas y preparaciones artesanales.

Dirección: Cráter 823, Jardines del Pedregal
Instagram: nerarestaurante