Los autocinemas están de regreso

Para sentirnos como John Travolta y Olivia Newton-John...
autocinema

Las consecuencias de la pandemia han afectado a muchas industrias, entre ellas la del entretenimiento. Los cines cerraron y los teatros también. Sin embargo, ya en vísperas de la nueva normalidad un antiguo formato regresa con fuerza: los autocinemas. Aquellos que nuestros papás y abuelos nos antojaban para una cita o una tarde con la familia y que amamos presenciar en películas como Grease.

Los autocinemas llegaron a nuestro país en los años 50, pero la década de 1990 desaparecieron lentamente debido al crecimiento de la industria del VHS. Y aunque el Autocinema Coyote está presente en la ciudad desde 2011, ante las nuevas normas de salubridad por el Covid-19 actualmente es una de las opciones más seguras para entretenerse.

Hay varias opciones para visitar:

Autocinema Coyote

El Autocinema Coyote tiene dos sedes: una en Insurgentes Sur y otra en Polanco. El costo por automóvil es de $290. Únicamente puedes consumir los alimentos que venden en su menú. Por ejemplo, el combo “Perros de Reserva” incluye dos hot dogs, unos nachos, unas palomitas, dos refrescos y dos mini mamuts por $285.

Open Air Mx

Tras la contingencia abrió Open Air Arena CDMX en la Arena Ciudad de México, en alianza con Cinemex. Es un espacio para autocinema, autoteatro y autoconciertos. La entrada por automóvil estándar es de $334, con cinco personas por coche. Las opciones de menú son variadas e idénticas a las que comprarías en Cinemex: palomitas, nachos, hamburguesas, hot dogs y helados.

Santa Fe

Muy cerca de Parque La Mexicana también existe una opción de autocinema con shows de stand up, películas y comida preparada. El costo es de $290 sin límite de personas en el vehículo. Hola, auto sardina.

Autódromo Hermanos Rodríguez

Esta iniciativa del Gobierno de la CDMX se encuentra en la pista 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez. Cobran $10 por coche, aunque también puedes acceder en bicicleta por $5 pesos. Aquí sí puedes armar un festín propio y llevar de comer lo que se te antoje.