Si eres de las personas que pide su carne bien cocida porque cree que el líquido que sale de ella es sangre y prefieres no verlo, debemos decirte que estás en un grave error.

También te puede interesar: Tips de experto para comprar carne en el supermercado

Si lo piensas bien, el bistec no sabe a sangre real; si así fuera, probablemente no sería tan popular. El líquido rojo es en realidad mioglobina, una proteína que se encuentra en el tejido muscular. La mioglobina es muy similar a la hemoglobina de la sangre (en temas de estructura) transporta y almacena oxígeno a través del músculo y contiene un pigmento rojo. Cuando se cocina un bistec, la mioglobina oscurece, es por eso que cuanto más cocida esté la carne, más gris se verá.

También te puede interesar: ¿Por qué la carne Kobe es tan cara?

Los empacadores  de carne suelen tratar los filetes crudos con monóxido de carbono para “bloquear” la mioglobina y mantener su color rojo. Según la publicación Lawrie´s Meat Science la mioglobina expuesta al oxígeno será la que dará color a la carne, por lo que si quieres un corte fresco es mejor que busques un color ligeramente púrpura.