Aunque tienen casi los mismos ingredientes (harina y agua) el sabor y procedimiento son distintos.

Aquí te platicamos las verdaderas diferencias entre una pasta fresca y una seca:

Pasta Seca

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Freshpastaorlando (@vitapastaorlando) el

  1. Se hace con sémola de trigo y se seca hasta que no tenga ningún residuo de agua.
  2. Se conserva durante más tiempo sin necesidad de estar refrigerada.
  3. Existen más de 400 variedades de pasta seca y su elaboración es muy común en el norte de Italia.
  4. La pasta seca se deshidrata por unos cuatro días (tradicionalmente al sol).01
  5. Se cuece más lento que la pasta fresca, alrededor de 10-15 minutos.
  6. Su textura es agradable, siempre y cuando se cocine bien y al dente (que se muerda con facilidad y no sea muy suave).
  7. Su proceso es más industrial.
  8. Se puede encontrar en supermercados y tiendas de auto-servicio. En la mayoría de las casas, es lo que más se consume.

Pasta Fresca

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Pasta Bossolasco ® (@pastabossolasco) el

  1. La pasta fresca, es hecha en el momento con un proceso más artesanal.
  2. No se somete a ningún proceso de secado y dura menos que la pasta seca.
  3. Dentro de las pastas frescas también hay diferencias, entre el norte y el sur: en el norte la preparan con huevo, harina de trigo y agua. Y en el sur se utiliza únicamente sémola de trigo y agua.
  4.  Se conserva en el refrigerador, máximo dos días.
  5.  Su cocción es más rápida (4 minutos) que la pasta de caja seca.
    8. Su textura es más suave y el sabor (si está al dente) mucho mejor.
  6. En México, existen diferentes lugares donde la puedes comer como en: Sartoria, Rosetta y Mia Domenicca.