¿Cómo y por qué deberías deshuesar el pavo?

En casi todas las casas se acostumbra a hornear y servir el pavo completo. Obvio, es el platillo más esperado y es muy atractivo entero, pero seamos honestos, no siempre sale como queremos: queda crudo, demasiado rosado, quemado de algunas partes, insípido o aún peor, no cabe en el horno.

Y la verdad —aunque sea vea muy bonito— no es necesario quebrarse la cabeza y afligirse en vano. La solución es muy sencilla: hornéalo ya cortado. Tendrá más sabor, la piel estará crujiente por fuera y será jugoso por dentro.

Aquí te presentamos los pasos para deshuesar un pavo entero:

1. Voltea el ave de lado del pecho y haz un corte con el cuchillo (de preferencia con tijeras) por la espalda, esto ayudará a que la carne se separe poco a poco.

 

 

2. Con ayuda de un cuchillo deshuesador —o un cuchillo de chef si no tienes el primero— haz un pequeño corte de arriba a abajo y ve separando la carne lentamente con ayuda de tus manos.

3. Con un cuchillo quita el exceso de grasa del interior del ave. Limpia y ve aplanando el guacal con tus manos.

4. Haz una ligera incisión entre el muslo (justo donde se une con el resto del pavo). Repite el proceso en ambas piernas.

5. Acomódalas en la charola de forma que las partes que cortaste estén posicionadas viendo hacia arriba.

6. Barniza bien con mantequilla o aceite de olivo y rota cada hora —mientras lo horneas— hasta que la piel esté dorada y crujiente.