Alrededor de 1620, los primeros colonos estadounidenses ‘hornearon’ al calor de la leña los primeros pays de calabaza, elaborados con calabaza de Castilla, miel y leche. A su postre le agregaron además canela, clavo, jengibre y nuez moscada. A toda esa mezcla es a la que se llama pumpkin spice y que con los años se ha convertido en un fenómeno representado por el pay de calabaza.

El término se popularizó entre la década de los 30 y 50 debido a que diferentes compañías de alimentos crearon productos que contenían ese sabor. Sin embargo, curiosamente, muchos de ellos no utilizaban el ingrediente clave: la calabaza.

Algo similar pasa actualmente en varias tiendas pues ofrecen cafés, cereales, gelatinas e incluso papas fritas a los que únicamente añaden saborizantes. Para que no te quedes con las ganas de probar el original, te proponemos algunos lugares en los que el pumpkin spice se hace con apego a los ingredientes reales y los sabores caseros.

Moira’s Bakehouse

Aquí puedes probar todo tipo de pasteles y postres inspirados en la tradición norteamericana pero elaborados con calabaza y otros productos mexicanos. Entre sus postres estrella, además del pumpkin pay, están las pop tarts, los cake balls y un colosal pumpkin bundt cake relleno de cheesecake. ¡Un verdadera locura!

Williams Sonoma

Si lo tuyo es el ‘pumpkin spice everything’, esta famosa tienda de cocina tiene desde mezclas de waffles y hot cakes con calabaza, hasta deliciosos dulces hechos con semilla de calabaza, ideales para compartir (o no).

Masa Mx

Desde el año pasado incluyeron en su menú un crumble spice de calabaza que fue todo un éxito. El secreto para que este postre sea adictivo es un topping de nueces pecanas.

 

¿Sabías que? Se venden más productos sabor pumpkin spice que la propia calabaza fresca. ¿Tú qué prefieres?