6 formas de aprovechar las sobras en la cocina

Puedes ahorrar tiempo y dinero con estos tips.
sobras

Lo primero para aprovechar las sobras en tu cocina es clasificar el tipo de sobrantes que tienes y pensar para qué puede servir cada uno: un sándwich, ensalada o algún guiso.

Después, lo mejor es planificar los menús de la semana conforme a las sobras, de esta manera tu próxima ida al súper será más sencilla. Es una manera de ahorrar un poco de dinero y tiempo.

También te puede interesar:8 ideas para organizar tu cocina al estilo Marie Kondo

Aquí 6 formas de darle una nueva vida a las sobras de tu cocina -que son solamente un huevo revuelto-:

Ensaladas

Probablemente las ensaladas están en el primer lugar de la lista para aprovechar ingredientes. Puedes hacer una ensalada de pollo a la plancha con lechugas, zanahoria y apio, o tal vez una ensalada súper saludable con todas las verduras de tu refrigerador y algunos frutos secos.

Pan para todo

Con el pan sobrante, ya sea baguette o pan de caja, puedes preparar un budín con: un poco de canela, leche, huevo, vainilla y algunos frutos secos. Si quieres una opción salada: puedes cortar el pan en cubos medianos y hacer crutones caseros para ensalada. También podrías hacer unos sándwiches al horno con el pan que creas que ya está demasiado duro para un sándwich traidicional.

Cacerola de Pasta

Si te sobran verduras, queso y salchichas, una buena idea para no desperdiciar es hacer pasta al horno. Prácticamente le puedes agregar todo. La recomendación es que utilices 4 o 5 ingredientes, lo piques muy bien y añadas una buena cantidad de queso entre capa y capa.

Sándwiches

Los sándwiches son una gran opción para darle una segunda vida a los productos. Por ejemplo, si te sobró un poco de pollo rostizado del fin de semana, puedes desmenuzarlo y preparar un colosal emparedado con: mayonesa, apio finamente picado, mostaza dijon y lechuga.

sándwiches

Wikimedia Commons

Tortilla de papas

Las tortillas de papa son súper versátiles: las puedes desayunar, comer y cenar. Además, rinden súper bien. Se aprovecha todo con este platillo: huevos, papas, cualquier tipo de proteína (chorizo o jamón), verduras (espinacas, pimientos y cebollín) e incluso le puedes agregar ese poquito de queso que esté a punto de acabarse para darle un toque especial.

Sopa o crema

Las sopas y las cremas son la salida perfecta cuando hace frío y tienes unas cuantas verduras a punto de pasar a mejor vida. Basta con cortarlas finamente (reserva un poco de las mismas para darle textura) licuarlas con un buen caldo de pollo y sazonar y ¡listo!