El vino naranja es una técnica alternativa a la elaboración tradicional del vino blanco que, de hecho, la hermana con el vino tinto. Sin ir más lejos, se puede decir que el vino naranja se trata de un vino blanco con alma carmesí. Si aún no los has probado, estas son algunas opciones excelentes con las que puedes enamorarte de la tendencia.

Vena Cava Ámbar

País: México

vinos naranjas
Foto: @analorenzana

En el Valle de Guadalupe se encuentra uno de los proyectos más auténticos y sorprendentes, tanto en su arquitectura como en los vinos que produce. La bodega fue construida con restos de barcos y materiales reciclados para que el visitante emprenda un viaje visual y gustativo. Todos sus vinos provienen de uvas y prácticas orgánicas; particularmente elaboran este vino naranja con un chardonnay puro e intenso, tanto en nariz como en su paso por la boca.

Movia Lunar

País: Eslovenia

Esta propiedad produce vinos en Eslovenia desde 1820 y hoy es una de las más reconocidas de la región, entre otras cosas, por especializarse en la elaboración de vinos de maceración pelicular. Cabe destacar que Eslovenia es uno de los países donde se encuentra una amplia e interesante selección de vinos naranjas. Lunar es un chardonnay con ocho meses en contacto con sus pieles y con una textura, sedosidad y complejidad sorprendentes, que a pesar de su largo envejecimiento, nunca pierde frescura.

También lee: ¿Qué son los vinos anaranjados y cómo se hacen?

Clos Lapeyre Amaròs

País: Francia

Este vino naranja de gran expresión aromática, notas cítricas y potente estructura en su trayecto por la boca, proviene de viñedos con certificación orgánica en las faldas de las colinas de la región de Jurançon, en los Pirineos franceses. Destaca por su marcada acidez típica de la uva gros manseng y por la mineralidad característica de los vinos de esta región del sudoeste de Francia.

Rivero de González

País: México

vinos naranjas
Foto: @analorenzana

Esta bodega familiar se encuentra situada en Parras de la Fuente, en el estado de Coahuila, y lo que pocos saben es que este Valle ha producido vinos por más de 400 años y alberga algunos de los viñedos más antiguos de México y de toda América. Desde 1998 la bodega elabora vinos cien por ciento artesanales y únicos como este vino naranja que lleva una inusual mezcla de palomino y riesling que se vinifican por separado y el riesling se macera en barricas de roble para aportar estructura y complejidad al vino. Un vino con una mínima intervención que busca revelar su estado más vivo y puro.

También lee: Guía básica para tomar tequila

Henri Lurton,

País: México

Este proyecto franco-mexicano, propiedad del prestigioso Grand Cru Classé Château Brane-Cantenac, se encuentra liderado por la enóloga Lourdes Martínez, quien regresó a su nativa Ensenada luego de trabajar diez años en Burdeos. Considerada la chica maravilla del Valle, Lourdes decidió elaborar este vino naranja de uva chardonnay con aromas a azahar, melocotón y con un frescor, suavidad y final cautivador que invita a beber más de una copa.

Bodega Dos Búhos

País: México

vinos naranjas
Foto: @analorenzana

Algunos aseguran que la región de San Miguel de Allende cuenta con uno de los suelos más idóneos para el cultivo de la vid de todo el país. Esta bodega es la prueba. Aprovechando las bondades de su terroir privilegiado, han elaborado vinos 100% orgánicos. Su anaranjado se crea siguiendo el método antiguo: escondiéndolo bajo tierra en ánforas de piedra o arcilla donde envejece hasta tres años. Un vino para descubrir y disfrutar.