La asociación culinaria de Kevin O’Donnell y Michael Lombardi ha perdurado hasta el día de hoy, desde que se conocieron hace ocho años en Umbria, Italia, como los únicos dos chefs estadounidenses en el Zeppelin de Lorenzo Polegri. Después de trabajar juntos en Del Posto y L’Office, los chefs decidieron echar raíces en Boston e, inspirados por su amor por Venecia y su cocina, abrieron el primer bacari de estilo veneciano, SRV, en 2016. Aquí, comparten sus lugares favoritos para comer, beber y hospedarse en la ciudad.

Hemos ido algunas veces a Venecia como turistas, pero antes de abrir SRV en verdad nos sumergimos y pasamos un tiempo mezclándonos con los lugareños. Los bares de vinos de Venecia que inspiraron SRV, llamados bacari, son un fenómeno cultural único en el que las personas comienzan a comer y beber a primera hora de la mañana. Y aunque perderse en los canales de Venecia puede ser una forma divertida de experimentar la ciudad, aquí está nuestra lista de paradas que vale la pena hacer.

¿Dónde comer?

El mejor Bacari: All’arco, Sestiere San Polo 436, 30125 Venezia VE

Disfruta de algunos de los mejores bocadillos de toda Venecia y una copa fría de Soave mientras estás parado en la calle en este pequeño local que no tiene la capacidad de albergar a todos sus comensales. La carne Splene, el baccala con hierbas, cortes de carne de la máquina de manivela, quesos y Sarde in Saor están todos al punto. La fiesta se detiene para un descanso de medio día, así que asegúrate de llegar a buena hora.

Cantina Do Mori, Sestiere San Polo, 429, 30125 Venezia VE

Este cae en la categoría de super tradicional. El salón está débilmente iluminado y si paseas a las 10 de la mañana, estará lleno de hombres italianos viejos con copas de vino en la mano. Hay un puñado de otros buenos bacari en la zona (All’arco está a la vuelta de la esquina), lo que hace que este lugar sea una parada que vale la pena en tu giro d’ombra (recorrido de bares de estilo italiano). Los imprescindibles incluyen un huevo duro con anchoa y alcaparras, cebolla cipollini marinada, pulpo bebé y musetto (una salchicha de cerdo estilo veneciano) sacada directamente de un caldero de vapor. La comida puede parecer simple, pero está más allá de los sabroso.

Ai Promessi Sposi, Calle de l’Oca, 4367, Cannaregio, 30121

Esta pequeña joya está metida en una calle lateral. Los platos son más grandes que algunos de otros bacari, y vienen menos cosas divididas individualmente en porciones de palillos. Prueba el plato de ensalada de pulpo y el surtido de verduras marinadas. Si estás buscando una comida más lenta y sentado, hay asientos en la parte de atrás.

La Cantina, Campo San Felice, 3689, Cannaregio

Este bacaro tiene muchos asientos, lo que podría ser más cómodo si estás buscando pasar horas comiendo y bebiendo. Si quieres pararte puedes disfrutar de una variedad de cicchetti (pequeños platos italianos). La habitación está llena de vino y en el centro hay alguien cortando carne y tomando pedidos. Si estás buscando un almuerzo o cena al aire libre, hay mesas en la acera y excelentes tiendas en la calle, lo que hace que La Cantina sea ideal para una comida después de las compras. Prueba las chuletas de cordero y la variedad de pescado asado; los platos frescos son excelentes para alimentar a un grupo hambriento completo.

Strani, Via Garibaldi Castello ,1582 Sestiere Castello), and El Refolo, Via Garibaldi Castello 1580, Sestiere Castello

Estos son dos bacari diferentes uno al lado del otro. Ambos tienen un ambiente menos tradicional, un cambio de ritmo que resulta agradable. El Refolo es una referencia a los vientos venecianos, cada uno tiene un nombre para los lugareños. El interior de este bacaro es pequeño, pero las ventanas se abren para que puedas entrar y salir libremente. Prueba las carnes curadas recién cortadas: un Salame trufado te sorprenderá con su elegancia y su cálido sabor a trufa. Las bebidas son deliciosas y el ambiente es un poco más contemporáneo que el bacari más histórico de la ciudad.

Strani es el bacaro de al lado y tiene mucho más espacio adentro. Tienen todos los clásicos y algunas ideas modernas también. El ambiente es, de nuevo, menos de la vieja escuela y un poco más rock n ‘roll. Vale la pena el viaje solo por el Fried Baccala y tienen una gran selección de Tramezzini (sándwiches veneciano de té).

venecia
Marco Secchi/Getty Images
La mejor pastelería: Pasticceria Tonolo, Calle S. Pantalon, 3764, 30100 Venezia VE

Es una pastelería, así que casi todo es delicioso. Venecia tiene una buena cantidad de postres fritos, lo que los hace aún más difíciles de resistir. Un Frittelle con pasas (buñuelo veneciano) es el más tradicional, pero también tómate el tiempo para descubrir las diferentes maneras en que los chefs venecianos han freído la masa y la espolvorean con azúcar.

¿Dónde tomar?

La mejor cafetería: Torrefazione Cannaregio, Sestiere Cannaregio, 1337, 30121 Venezia VE

Este es una tostadora de café activa y el aroma de la mañana hace que sea difícil pasar sin parar por un espresso rápido. El café es fresco y el lugar está repleto de locales que se preparan para un excelente espresso y capuchino. La línea puede ser larga, pero se mueve rápidamente.

El mejor bar de cervezas: Il Santo Bevitore, Cannaregio, 2393/A, 30121 Venezia VE

Una parada rápida aquí te expondrá al enorme y creciente mundo de las cervezas artesanales italianas, que son caras y difíciles de encontrar en América. Con más de una docena de cervezas de barril y más en botellas y latas, este es el lugar para sentarte y disfrutar de una cerveza italiana helada y un darte un gran descanso del vino y la cultura Aperol Spritz que aún domina la ciudad.

venecia donde comer
Philippe Giraud / Getty Images
Para hospedarte: Cannaregio

Este barrio de la ciudad está lo suficientemente alejado para ser silencioso, pero aún estando a un distancia corta de la mayoría de las atracciones. La estación de trenes de Santa Lucia está al borde de Cannaregio, facilitando la entrada y salida de la ciudad, además es fácil navegar sus callejones para llegar hasta la Piazza San Marco o el Asenale al otro lado de la ciudad. Y si quieres evitar a todos los turistas, las cafeterías, panaderías y boutiques locales son el lugar perfecto para ti.