Cada tanto, surge una nueva historia que genera el enojo del público respecto al embalaje innecesario de alimentos. Por ejemplo, hace un par de semanas, la tienda Woolworths de Australia fue juzgada por vender plátanos envueltos en plástico. En lugar de usar coberturas plásticas para etiquetar los productos, la mayoría de las tiendas suele identificar a las frutas y los vegetales con una pequeña pequeña calcomanía llamada PLU (produce-look-up).

Pero, a pesar de que esas calcomanías pueden crear menos desperdicios, tiene su propio problema ambiental: los PLU no son biodegradables, así que pueden causar grandes inconvenientes a los centros de compostaje si los consumidores no los quitan de las cáscaras.

Las posibles dificultades de las calcomanías PLU se vieron reforzadas recientemente cuando la cuenta oficial de Twitter de la ciudad de Calgary envió un recordatorio público. “¡Los adhesivos de frutas y verduras NO son compostables!”, escribió la ciudad canadiense. “Recuerda quitarlos antes de compostar tus cáscaras de frutas y cáscaras de verduras”.

Como explica CBC News, por motivos de salud, se requiere que las pegatinas no sean perjudiciales para el consumo humano, pero no se requiere que sean biodegradables. Como resultado, las instalaciones de compostaje examinan los materiales no compostables, y las calcomanías de PLU han sido nombradas específicamente como un problema. “Son una pesadilla total”, dijo Jay Fischer, propietario de Ag Choice, una compañía que maneja el compostaje, en una entrevista de 2015 con Dirt. “No importa lo que hagas, qué tipo de pruebas corras, el equipo que tengas, es casi imposible escapar de ellas”.

Un vocero de Calgary fue menos severo, y dijo a CBC que la limitada cantidad de calcomanías que pasan por la revisión en realidad no afecta el producto final. Aún así, la conclusión más importante es que el enfoque más útil y respetuoso con el medio ambiente para las etiquetas de PLU es quitarlas siempre de las cáscaras, incluso las que no se consumen en aguacates y plátanos, y tirarlas, separadas de cualquier residuo orgánico.