El arte de preparar pescado frito paso a paso

El pescado frito es un clásico de la cocina y prepararlo tiene su secreto.

El pescado frito es un plato tradicional del litoral mediterráneo, pero prácticamente se prepara en todo el mundo, aunque cada región tiene sus características particulares, la receta base consiste en rebozar el pescado en harina para después freírlo.

Lo importante para que sea un buen pescado frito es lograr que este crujiente por fuera y suave por dentro, que no tenga exceso de aceite y que tenga los condimentos exactos para que no quede demasiado salado.

También te puede interesar: ¿Cuáles son los pasos para filetear un pescado entero en casa?

En primer lugar debes tener listos los ingredientes:

  • 1 filete de pescado (lenguado, cazón, boquerón, bacalao, etc.)
  • 1 taza de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • ½ taza de cerveza
  • 1 huevo
  • Aceite de oliva

Resulta primordial asegurarse de que el pescado sea lo más fresco posible y tenga un olor fino, si vas a utilizar pescado congelado, debe estar completamente descongelado antes de freírlo.

El segundo paso es mezclar en un tazón la harina con la sal y el polvo para hornear, el toque especial se lo darás al ir agregando poco a poco la cerveza mientras mezclas, termina integrando el huevo.

Después, seca un poco los filetes de pescado frito con un papel de cocina absorbente, esto ayudará a que la mezcla o cobertura se adhiera mejor para freírlo y quede más crujiente.

También te puede interesar: Pescado en salsa cruda de acuyo y plátano macho

Pon el aceite de oliva en una sartén, enciende el fuego, mientras se calienta comienza a pasar un filete por la mezcla, asegurándote de que quede bien cubierto por ambos lados. Coloca el filete en el aceite, es mejor freír cada filete por separado o en pares, dependiendo el tamaño de tu sartén, esto te permitirá tener una cocción uniforme y te dará espacio para voltearlo y que pueda freírse bien por todas partes.

Foto: Kirill-sharkovski / Unsplash

Cuida que el aceite no se caliente demasiado y empiece a humar, de ser así reduce el fuego. Una vez frito el filete por ambos lados, sácalo cuando tenga un color dorado uniforme en ambos lados. Al retirarlo sacude ligeramente y colócalo sobre un recipiente escurridor cubierto con papel absorbente.

Lo mejor es servir el pescado frito inmediatamente, pero si tienes que esperar, puedes recalentarlo en el horno a temperatura baja y sin taparlo, esto permitirá que siga crujiente. Acompáñalo con papas fritas, una ensalada de verduras o una mezcla de verduras con tu aderezo de crema favorito y por supuesto no debes olvidar el limón.  

Síguenos en Google News para mantenerte informado