Sandra Fortes y Miguel Hidalgo son los chefs de Noso, en Polanco. Ambos españoles se conocieron cuando formaron parte de las filas de cocineros de la última temporada de El Bulli. Y durante la noche del 7 de noviembre, su restaurante realizó algunos de los platillos más icónicos del restaurante español en un homenaje ideado al restaurante de los hermanos Adriá.

No es un secreto que el restaurante El Bulli, de Ferrán Adriá, marcó un antes y un después en la gastronomía mundial. La forma de entender la cocina del chef Adriá derivó en la desconstrucción y lo que hoy conocemos como gastronomía molecular.

El Bulli fue nombrado número de uno del en la lista de World’s 50 Best Restaurants cinco veces y justo cuando estaba en la cima cerró, para continuar con la evolución del proyecto y convertirlo en un laboratorio de investigación culinaria.

También te puede interesar: México es el país con más restaurantes en la lista de los Latin America’s 50 Best

Su cierre fue una evolución, pero para los gourmands de todo el mundo también significó ya no poder probar las creaciones de los hermanos Adriá. Para consolarnos 21 Chefs, los chefs de Noso y Taittinger organizaron una degustación de 12 platillos icónicos que en algún momento existieron en El Bulli.

Plato tras plato, los chefs nos sorprendieron con sabores y texturas extraordinarias. Pudimos probar la explosiva y famosa aceituna líquida, un mojito dentro de una caña de azúcar y un macarrón cremoso de parmesano. Seguido de un armonioso y ácido tartar de tomate que fue el parteaguas perfecto para el ceviche tibio de almeja y maíz. Unos platos más y llegó hasta la mesa un nigiri de salmón con un esférico de yema que al morderlo creó una combinación de sabores arriesgados y adictivos. Un poco después nos sirvieron un tagliatelle, pero hecho con consomé en una salsa carbonara, un platillo divertido y sorprendente. Previo al postre sirvieron una jugosa codorniz con el punto de cocción perfecto bañada en grasa de foie gras y coronada por una espuma de avellana. El dulce final arribó en la forma del Melocotón Melba con helado de yogurt griego y frutos rojos.

También te puede interesar: ¿Qué hacen los hermanos Adrià después del Bulli?

Y así durante una cena pudimos viajar hasta Cataluña, degustar los platillos de uno de los restaurantes más famosos del mundo acompañados de champagne y el gran servicio que distingue a Noso.