El Hotel Cartesiano es un viaje en el tiempo logrado por el arquitecto Félix Blanco, quien fusiona a la perfección las estructuras históricas de una casona del siglo XVIII, con un edificio contemporáneo y una antigua casa productora de mosaicos. Todo revestido en diseño y mobiliario actuales.

Foto: cortesía

Esta joya de la hospitalidad une la calidez de los poblanos con los estándares más elevados del servicio a cliente.

También te puede interesar: Zoa: el hotel secreto con su propio mezcal

Foto: cortesía

Tiene 78 habitaciones y suites que destilan lujo, pero el disfrute comienza desde que se observan los detalles decorativos del lobby, la biblioteca y el bar, y por supuesto, cuando se prueban los sabores de la cocina de hotel. En el restaurante Centena 4 existe una oferta de cocina tradicional revestida con algunos toques de modernidad, como en su risotto de tortilla. Si lo que se quiere es una comida más casual, vale la pena pedir las cemitas y las chalupas en una mesa junto a la alberca.

Foto: cortesía

Te puede interesar: 4 hoteles boutique de la CDMX que tal vez no conocías

La experiencia se completa con una visita al spa: un verdadero oasis de relajación donde las preocupaciones se quedan atrás.