Cuando por fin me encontré bebiendo té verde de un vaso helado en una cafetería vacía de Kumamoto –una adormilada ciudad de 740,000 habitantes situada en Kyushu, la más meridional de las cuatro islas principales de Japón–, sentí que en esa vaporosa tarde la búsqueda del tesoro por fin había terminado.

La entrada de Sakamura estaba oscurecida por vides verdes y el lugar no tenía ningún aviso afuera, por lo que localizarlo había resultado algo difícil. Había escuchado por primera vez sobre Sakamura en boca de los baristas del elegante café And Coffee Roasters. También los jóvenes propietarios de otras tiendas de la ciudad sonrieron con aprobación cuando les dije que hacia ahí me dirigía. Así que cuando finalmente crucé la entrada, sentí una oleada de orgullo digna de un explorador. Al interior de Sakamura, el ikebana (arreglos florales) y las esculturas de alambre (las dos pasiones de su propietario, Takeshi Sakamura), se exhibían en móviles similares a los de Calder que colgaban del techo y giraban lentamente bajo una suave brisa. El jazz crepitaba en el estéreo.
No encontrarás a Sakamura en la lista de ninguna guía.

Pero si deseas hallar lo mejor en un país donde la humildad se valora por encima de la autopromoción, buscar maravillas silenciosas y no anunciadas, es siempre el mejor camino a seguir. Esto resulta especialmente cierto en Kumamoto, una ciudad famosa por su castillo de 400 años de antigüedad y su prístina agua potable. En los últimos años, en esta tranquila ciudad se ha instalado un colectivo informal de jóvenes chefs y artistas, convirtiéndola en un refugio para la comida tradicional y un excelente sitio para ir de compras.

Qué comer y beber

Kumamoto alberga una consolidada escena de vinos naturales cuya calidad y estilo es ideal para acompañar la comida local. En Kijiya (7-17 Minamitsuboimachi) prueba el clásico snack de los bares japoneses, el okonomiyaki (receta p. 27), que cocinarán con destreza delante de ti y acompáñalo con un vino blanco Domaine de Saint Pierre Chardonnay 2015, de Jura, Francia.

ボタン海老入荷しました #ボタン海老

Una publicación compartida por kijiya (@kijiya_teppanyaki) el

El restaurante nocturno NINi (2-3-37 Tsuboi), con un ambiente minimalista de ensueño, sirve vinos naturales de Italia y Francia para acompañar su carta mixta de cocina japonesa (curry, encurtidos) y cocina continental (quiche, espaguetis con verduras amargas).

Si lo que estás buscando es ramen, dirígete al restaurante tradicional Tengaiten (215 Anseimachi) para probar su regional caldo de hueso de cerdo mezclado con caldo de pollo, fideos gruesos y una dosis potente de ajo y cebolletas. O si te sientes aventurero (y dispuesto a correr el riesgo de recibir las críticas de tus amigos), dirígete a Asunaro (7-17 Minamitsuboimachi) y pide sakura nikku. Es la exquisitez local más famosa de Kumamoto y su nombre significa “carne de flor de cerezo”—un poético nombre para decir carne de caballo. En Asunaro la sellan ligeramente y la presentan sobre arroz. El restaurante también sirve sashimi y platos vegetales, además la joven pareja que lo dirige también ofrece una buena selección de sake.

Por último, y como en cualquier prometedora ciudad de un Japón obsesionado con el café, los coffee shops serios han colonizado Kumamoto. Además de visitar And Coffee Roasters (11-22 Kamitoricho) y Sakamura (5-15 Minamisendanbatamachi), pasa por Gluck Coffee Spot (5-52 Jotomachi), que ofrece un ambiente más tradicional con su interior revestido en madera.

Dónde ir de compras

Fuera de la principal área comercial de Shimotori, la tienda de moda Lotus (10-7 Kamitoricho) ofrece creaciones bohemias de diseñadores emergentes. Debajo del restaurante NINi, la tienda Ajouter (2-3-34-2F-A Tsuboi; ajouter-store.com) vende ropa formal, cerámica y joyería. En Kurasu (9-28 Suidocho; kurasukumamoto.blogspot.jp) encontrarás zuecos de cuero hechos a mano y artículos para el hogar.

Dónde alojarse

Quédate en la Japanese Suite del hotel Nikko Kumamoto, que tiene una bañera en madera de ciprés (2-1 Kamitoricho; nikko-kumamoto.co.jp; habitaciones desde $100 dólares).