Bitácora del Paladar: Mattea, un destino gastronómico

Mattea es el restaurante de cocina italiana donde Axel Vazquez prepara pastas frescas y sabores que te harán viajar.
mattea

La distancia nunca ha sido un problema para comer. Hay quienes vuelan desde México a la mesa de Central en Perú con Virgilio Martinez, tengo amigos que apartan dos días de su vida para ir a Flor de Lis con Diego Telles en Guatemala y hay quienes planean su escape de fin de semana para comer en Tatanka, espacio gastronómico excepcional en la Paz, Baja California, donde Carlos Valdez te pasea desde la mesa por todo el Mar de Cortés.

También puedes leer: Mis restaurantes favoritos en Guatemala

Para el buen comensal los kilómetros no son problema, sin embargo, los metros sí. La cocina, que es destino dentro de una ciudad, se enfrenta siempre a dos problemas básicos. El primero es la lucha contra el tráfico, al que tratamos de aminorar con un antojo bien fundado. El segundo problema es la distancia. Y este se resuelve con el seguimiento de la tendencia o con la inquietud que nace de una buena recomendación.

Axel Vazquez. Foto: Cortesía

El traslado en la menor distancia nos otorga comodidad para comer rico, pero también nos limita en los sabores y en las experiencias, es por ello que muchos restaurantes se saturan en colonias como la Roma, Condesa o en Polanco, donde hay buenos sabores pero no siempre son los mejores.

También puedes leer: La magia de Viceroy Los Cabos

Una ruta recomendable para encontrar nuevos destinos tiene como columna del sabor la Avenida de Las Palmas en Ciudad de México. El traslado puede comenzar por El Puntal de Norte, pasar por Macarella, disfrutar en Bakéa y concluir en Mattea, donde Axel Vazquez nos otorga los mejores sabores de la cocina italiana en la Ciudad de México

Foto: Cortesía

Mattea está ubicado en Monte Ararat 98 y nos presenta una cocina sencilla con gran técnica y mucha raíz italiana, donde el arancini cacio e pepe abre la puerta del sabor a esta nueva experiencia. Continuar puede ser fácil, es por ello que dejarte llevar por las recomendaciones del chef trae buenos resultados. Un sencillo bocado relleno de espuma de queso, con lámina de trufa de verano o con prosiciutto di Parma y balsámico di Modena te hará disfrutar la paz que otorga la cocina bien trabajada.

También puedes leer: Ilios Cancún es el restaurante con mejor diseño y arquitectura del mundo

Las pastas son hechas a mano y cada una de ellas, guarda gran sabor y técnica que acorta cualquier distancia, es por ello, que repetir con frecuencia la Mafaldine Cacio e Pepe Rosa no es malo para los corazones dispuestos a viajar.

Foto: Cortesía

El pappardelle al ragú di manzo hace que el maridaje del Nebbiolo de Piamonte sea espectacular y acorta la tarde, dejando que la cocina de Axel Vazquez transmita un lenguaje franco en cada plato. La disciplina y el entendimiento de los sabores tradicionales nos entrega una cocina bien ejecutada, donde el único contaminante en la mesa podrían ser las horas que pasan con rapidez en este destino gastronómico de la ciudad acelerada. A muchos les pasa: hablan de comida durante la comida y aquí es el tema recurrente, ya que sin haber terminado la comida del presente, los ojos indiscretos voltean a ver los platos del futuro.

También puedes leer: Les Divins: un pedacito de París en el corazón de Polanco

En Mattea se respira el momento y los silencios posteriores al bocado evidencian una buena cocina italiana. El servicio es discreto, amable y oportuno, lo que te lleva a sentirte en casa. Axel Vazquez es un chef que se formó en las tierras italianas y no se distrae con las mezclas improvisadas de algunos otros espacios de cocina italiana. Él cocina lo aprendido, lo que le apasiona y lo hace bien. Es por eso que se puede observar calidad, sabor y tradición en toda su cocina.

Foto: Cortesía

Quien come aquí, está dispuesto a prender la marcha hacia un nuevo clásico que nace con sencillez en una zona que comienza a ocupar la elegancia que ha perdido Polanco. La distancia nunca ha sido problema para comer. La buena cocina nos acerca siempre y cuando ésta lleva destino claro y sabor amplio, los días son cortos y los metros multiplicados dejan de existir. Mattea es un sitio gastronómico, un punto de sabor italiano, el espacio de la pasta recién elaborada y de los sabores que te hacen viajar cerca para llevarte lejos.

Dirección: Monte Ararat 98, Lomas de Chapultepec

Instagram: @mattea

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest