Para celebrar sus 150 años, la salsa más famosa del mundo -la Salsa TABASCO-, organizó The Global Kitchen, una fiesta que reunió a los grandes chefs y mixólogos de cuatro diferentes países en donde no podía faltar México. Momentos antes del evento nos reunirnos con John Simmons, el heredero de la marca, para que nos platicara sobre el momento histórico que la compañía está viviendo.

Foto: Cortesía

¿Qué significa para una marca poder cumplir 150 años?

Lo más importante de los 150 años de la salsa Tabasco son todos los buenos momentos en los que pudimos estar presentes: las comidas, las cenas, muchos almuerzos, muchas celebraciones, e incluso bebidas. Por eso quisimos hacer una fiesta grande, The Global Kitchen. Para nosotros es una pequeña manera de decirle “gracias” a algunos de nuestros fanáticos y a los chefs que han sido parte de nosotros en estos 150 años.

¿Cuáles fueron los momentos cruciales de estos años?

Primero, la creación de la marca por parte de Edmund McIlhenny, mi tatarabuelo. Él nunca imaginó en lo que se convertiría la salsa que un día creó. Pudo haber dicho simplemente: “Voy a seguir haciendo esta pequeña salsa que me gusta y la usaré en mi comida y se la daré a mis amigos”, pero no lo hizo. Luego vino su hijo John. El tercer CEO de la compañía fue el otro hijo de Edmund, Edward A. McIlhenny quien hizo algo muy importante: su legado tiene que ver con la interacción de la salsa Tabasco y la naturaleza pues él creyó que para seguir produciéndola teníamos que adoptar un enfoque sostenible, que en ese tiempo no era una moda. Para nosotros es algo que hemos hecho durante mucho tiempo. Otro evento crucial fue el lanzamiento de nuestra salsa chipotle Tabasco y he aquí por qué: en 2001, la mayoría de las personas en Estados Unidos no conocían el sabor del chipotle a menos que vivieran en el suroeste del país o que viajaran a México. Nosotros lanzamos este producto antes de que se convirtiera en la obsesión que actualmente se ha convertido alrededor del mundo.

¿Cómo fue posible construir el ícono de la cultura pop que la salsa Tabasco respresenta hoy?

Es cierto, el logotipo del diamante de Tabasco es conocido en todo el mundo. Vendemos esta salsa en 197 países y territorios. No sé cómo llegamos allí, excepto que tenemos un producto del cual estamos muy orgullosos. La calidad es nuestro enfoque; la calidad y hacer lo correcto cada vez. Todo el mundo sabe quiénes somos, pero casi nadie sabe que la salsa Tabasco consta únicamente de tres ingredientes (vinagre, chiles y sal). El secreto también es el hecho de que somos una empresa familiar que ha vivido siempre en un lugar como Avery Island.

Foto: Cortesía

¿Cuál ha sido el impacto que la salsa Tabasco ha logrado con su gente?

Pienso en la cantidad de vidas que hemos tocado, y no hablo solo de las personas a las que hemos ayudado a que su comida sepa mejor, sino a las que están involucradas en la compañía. Hoy trabajan 250 personas con nosotros, pero hay muchas familias que han estado en Avery Island y han trabajado ahí durante generaciones. Tal vez solo uno o dos miembros de la familia viven todavía en la isla y los otros están dispersos por el mundo, pero de alguna manera eso también ha pasado debido a la salsa Tabasco. Pienso en el trabajo que hacemos en los campos de América Latina (Chihuahua, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Ecuador, Perú), lugares donde no hay tanto trabajo pero que hoy, gracias a la salsa, pueden cultivar chiles para nosotros. Tradicionalmente, trabajamos con agricultores muy pequeños que tienen campos lejos de las grandes empresas agrícolas.

Foto: Cortesía

¿Tus recomendaciones más raras para probar la salsa Tabasco?

Depende de lo que pienses que es extraño. Hay mucha gente que dice que el helado. Yo pienso que con mantequilla de maní es sorprendentemente bueno. Otra es sala Tabasco y café negro. Dos chorritos hacen una gran combinación.