Pastas y panes: las tendencias reconfortantes de la cuarentena

Dos de nuestros carbohidratos favoritos se volvieron los chicos populares de la cuarentena.
pasta_ pastificio

Quizá debido a que hacerlos es práctico, terapéutico y barato, los panes y las pastas fueron dos de los elementos más cocinados en 2020.

La técnica es simple, hay que encontrar huevos de buena calidad —de preferencia orgánicos—, una mesa de madera —para que respire mejor la masa—, amasar unos cuantos minutos y aplanar la mezcla, ya sea a mano o con una pequeña máquina, este proceso lleva de 15 a 50 minutos, dependiendo la práctica que se tenga.

Los tips para una buena pasta fresca

• El armado es ágil, dependiendo si es pasta corta o larga, ya sea que los cortes se hagan a mano, como en el caso de los tallarines, o con ayuda de pequeños sellos, como en los occhis o ravioles.

• El almidón es tu amigo. No enjuagues la pasta antes o se caerá.

• Respeta la cantidad de agua: necesitas 1 litro de agua por cada 100 gramos de pasta.

• Utiliza suficiente sal.

• No le pongas aceite, ajo o hierbas  al agua.

Los tips para un buen pan

• En el caso de querer preparar una masa madre, el proceso mínimo que se requiere son 7 días para crear y alimentar este ser vivo lleno de sabor fermentado y microorganismos.

• En el libro Pan artesanal en casa, Irving Quiroz consigna que además de querer hacer pan, debemos ser constantes y tener compromiso: “Es recomendable entonces que antes de comenzar piense en una hora del día en la que, durante esos 7 días, pueda dedicarle entre 5 y 10 minutos a la masa”.

• La masa madre se estabiliza alrededor de dos semanas después de alimentarla y está lista para usarse.

• Conforme pasa el tiempo verás que el grado de acidez de la masa varía y eso está bien.

• Cuánto más fuerza tenga la harina, más tiempo durará activa. Puedes usar de trigo, integral, sémola o espelta.