Los mejores 40 chiles en nogada de la CDMX y Puebla

La temporada de chiles en nogada —que empieza ya, en pleno agosto— llega, invariablemente, con una pregunta: ¿cuáles son los mejores? Una pregunta que solo se puede contestar, también invariablemente, con otras preguntas: ¿cuánto estás dispuesto a pagar? ¿lo prefieres capeado o sin capear? ¿eres vegetariano o vegano? ¿qué tan dulce te gusta la nogada? ¿te interesa solo comer un chile rico o quieres toda una experiencia, un rito ceremonial? ¿por qué zona te mueves o qué tan lejos estás dispuesto a perseguir este manjar? Tantas preguntas. 

Tomando estas incógnitas en consideración curamos una lista. Un recorrido de 40 chiles en nogada que responden a diferentes situaciones, humores, geografía y presupuestos. Tú busca la categoría que responda a tu ‘estatus actual’ y, entonces sí, nosotros te decimos qué chile necesitas probar —ya—.

Rosewood Puebla

Disponibilidad: 15 de julio a 15 de septiembre

El chef del Rosewood Puebla, Jonathan Alvarado, se fue a San Andrés Calpan con todo su equipo para aprender los secretos del chile en nogada. El resultado es un chile que se apega a la receta tradicional. Es ligeramente picante —ahí es cuando se nota que usaron chiles poblanos buenos y no los congelados— y su dulzor viene del relleno, que lleva manzana panochera, pera de leche, durazno criollo, pasas, carne de cerdo y de res. Va capeado y con una nogada espesa hecha con nuez de Castilla, jerez y queso de cabra.

Precio: $380

Casareyna

Disponiblidad: hasta el 29 de septiembre

De capeado intenso y nogada ligera, este chile es ideal para los que se toman en serio la temporada. Lleva un certificado de autenticidad que indica el número del chile en nogada que el comensal está por disfrutar. La receta respeta los ingredientes locales como la manzana panochera y la pera de leche. Su sabor es casero y la porción es generosa. La vajilla es un punto a su favor pues resalta el platillo.

Precio: $330

Corazón de Maguey

Disponibilidad: 20 agosto al 22 de septiembre

El chef Omar Díaz Valderrama y su equipo estarán preparando chiles capeados y sin capear. Francisco, el cocinero que prepara la nogada desde hace varios años, se encarga de que sea generosa en nueces y consistencia espesa, con un toque de jerez. El chile se sirve escalfado para que no se baje ni se abra con el peso del relleno. En esta temporada lleva carne de res, frutos de temporada, piña cristalizada, durazno criollo, pasas, almendras, piñón rosa y manzana panochera.

Precio: $340

El mural de los poblanos

Disponibilidad: hasta el 29 de septiembre

La receta de este chile es producto de un concurso en el que participaron mayoras, comensales y chefs. Así que pueden estar seguros que al pedirlo, estarán probando un chile ganador. Lleva duraznos criollos, nuez de Castilla, pera de leche y manzana panochera. Su nogada no es dulce, así que no opaca ninguno de los ingredientes. Como lo dicta la tradición, el relleno de res y cerdo va picado a mano.

Precio: $380 pesos

Augurio

Disponibilidad: julio y septiembre

Este chile se prepara con mucha fruta. De ahí que sea perfecto si tienes antojo de algo más dulce. La receta incluye manzana panochera, pera de leche, pasas, almendras y carne de cerdo picada que, de nuevo, en relación a la cantidad de fruta no es mucha. La nogada, lleva queso de cabra, un chorrito de leche, jerez y (mucha) nuez de Castilla. La receta, según cuenta Don Ángel, papá del chef Ángel Vázquez, es del Convento de Santa Mónica en Puebla, cuna del chile en nogada, según todas las leyendas.

Precio: $320

Tajín

Disponibilidad: hasta el 16 de septiembre

La chef Ana Arroyo prepara chiles en nogada con ingredientes poblanos, entre ellos: pera de San Juan, manzana panochera, durazno criollo y nuez de Castilla. Además, desde hace cinco años, sustituye el acitrón por xoconostle deshidratado, para proveer acidez y dulzor al relleno y prevenir la extinción de la biznaga. La carne del relleno es una mezcla de res y cerdo y la nogada es espesa. A partir de septiembre ofrecerán un chile en nogada vegetariano: relleno de col, frutos secos, durazno, especias y una nogada de nuez de Castilla y almendra.

Precio: $345 (sin capear) $360 (capeado)

Los Loosers

Disponibilidad: agosto y septiembre

Este chile (capeado) está cubierto con una nogada que sabe a la tradicional pero es vegana (hecha con nuez de Castilla, queso de almendra y jerez). La cocción del chile es perfecta y el relleno muy creativo. Tiene una mezcla de setas, plátano macho, manzana, pera, piñones y pasas. Todo va sazonado con unos toques asiáticos que son coherentes cuando los con el chile y la nogada. Es un chile grande (con uno comen dos personas... o hasta tres) aunque no es nada barato.

Precio: $480

Yug

Disponibilidad: vie-lun de agosto y septiembre

Este chile en nogada vegetariano incluye carne de soya, manzana amarilla, almendras fileteadas, frutos secos y una nogada espesa con sabor ligeramente dulce. No está capeado y puede pedirse solo o como plato fuerte del menú. La porción es vasta así que te recomendamos pedirlo para compartir.

Precio: $120

Angelopolitano

Disponibilidad: hasta el 13 de octubre

Gerardo Quezadas ofrece siete variedades del chile en nogada. Los hay de cordero, bacalao, pato y res o cerdo. Para los que buscan opciones vego-friendly está el chile en nogada relleno de quinoa, manzana panochera, pera lechera, durazno criollo, piñones, almendras y nueces, decorado con flores de bugambilia.

Precio:$285

Contramar

Disponible: Hasta septiembre

Gaby Cámara logró lo impensable: un chile atípico que le gana en sabor a cientos de chiles típicos. El de Contramar viene relleno de jaiba, camarón y pulpo, con frutas secas y chilacayota cristalizada que le dan el dulzor esperado. La nogada es una tregua entre dulzor, cremosidad y acidez que logran con mucha nuez de castilla y crema de rancho. El toque final es la granada bien madura que espolvorean encima de todo. 

Precio: $386

Maldita Fonda

Disponibilidad: De agosto a principios de septiembre

Esta pequeña fonda en el Centro de Tlalpan ofrece un chile envuelto en pasta hojaldre, bañado con una nogada ligeramente dulce. Una combinación que no es la más ortodoxa pero funciona. El relleno es mitad carne de res y mitad carne de cerdo molida, con pasas, manzanas, duraznos y almendras. La relación precio-calidad es muy buena.

Precio: $260

Bistrot M

Disponibilidad: hasta que se agoten los ingredientes.

Marión Diaz, la propietaria del lugar, mezcla un compendio de ingredientes y sazones hasta conseguir un chile en nogada que no queda ni muy dulce ni salado. Sobre platos especiales –en años pasados incluso utilizó los platos heredados de su familia– sirve chiles rellenos de carne de cerdo y de res, otros de pato confitado, los vegetarianos y los veganos. En su interior todos llevan un arsenal de frutos tanto secos como frescos (piña, pasas güeras, pasas normales, arándanos, piñones, almendras, plátano macho, manzana, pera, duraznos, etc). La nogada también varía entre cada propuesta y en ella se experimenta con los sacros cánones del chile: descubre en ella algunos rastros de canela, queso Cotija y queso de cabra. Un platillo imaginativo, con mucho sabor y lleno de sorpresas.

Precio: $350 los de carne y de pato. $320 los vegetarianos y veganos.

Testal

Disponibilidad: de agosto a octubre

El éxito de Testal está en su balance. El relleno es una descarga de sabor. Mitad res, mitad cerdo picado a mano con pera mantequilla, manzana panochera y durazno. Además, reemplazaron el acitrón con jícama cristalizada y piñones que dan un crunch a cada bocado. La nogada, cremosa y espesa, lleva nuez de Castilla, almendra y nuez pecana con un toque de mezcal, tequila y jerez que dan una sensación alcohólica pero no se sobreponen a la nuez. Saben que la nogada es tan buena que la acompañan con pan crujiente para que limpies lo que quede en el plato.

Precio: $390 pesos

La Buena Barra

Disponibilidad: mediados de septiembre

Este restaurante ofrece una opción especial para carnívoros, relleno de filete de res, fruta caramelizada, nuez de Castilla, alcaparras, aceitunas y almendra fileteada. La nogada es súper cremosa. Hecha con mucho jerez, nuez pecana, nuez de Castilla y va decorado con chips de plátano y granada. Lo mejor es que te llevan un recipiente con nogada extra, porque nunca sobra una espesa salsa para chopear. Advertimos que es un platillo generoso ideal para los que van con mucha hambre.

Precio: $538 pesos

Los Danzantes

Disponibilidad: 20 de agosto - 22 de septiembre

Nuestra recomendación es pedir el chile en nogada contemporáneo: un chile ancho relleno de carne de cordero y frutos de temporada, piña cristalizada, manzana panochera y durazno criollo, pasas, piñón y nuez. Lo mejor de todo: la nogada hecha por Francisco (el mismo de Corazón de Maguey), es rosa ya que va entintada con betabel y bugambilia. El año pasado vendieron 800 chiles contemporáneos por lo que te recomendamos reservar para que no te quedes sin probarlo.

Precio: $370

Alba Cocina Local

Disponibilidad: Agosto-septiembre

A cargo del chef Alejandro Cabral, en Alba hacen su propia versión de un chile en nogada. Después de una larga investigación y experimentación, Cabral decidió reinterpretar el platillo y darle un giro diferente. El chile no va capeado y el relleno está compuesto de almendras, piñones, nueces y lomo de cerdo cocinado a baja temperatura (la textura es muy suave). El “salseo” de la nogada es delicado y aunque no cubre todo el chile, está su punto: ni muy líquida, ni muy espesa. Está hecha con nuez de Castilla, un poco de crema de rancho, queso de cabra y un chorrito de Tequila Herradura Cristalino. Todos estos elementos complementan una versión fresca y diferente para los que gustan de nuevas aventuras.

Precio: $300

Chapulín

Disponibilidad: Agosto y septiembre

La versión de la chef oaxaqueña Josefina López, utiliza chile poblano y para el relleno filete de res y lomo de cerdo, pasas, plátano macho, durazno y manzana. Para la nogada utiliza nuez de Castilla, un chorrito de leche y ron. Pero lo que realmente destaca es la nuez de Castilla rallada encima y los chunks de queso de cabra que complementan la nogada.

Precio: $320

Café Tacuba

Disponibilidad: De julio a septiembre

A pesar de la tradición que pesa sobre este lugar, su receta de chile en nogada se sale del margen convencional. El relleno es de carne molida de res y tiene las frutas de la temporada: manzana, pera, pasas y almendras. Pero lo que lo caracteriza es su nogada de nuez pecana y nuez de Castilla. Es un chile de buen tamaño, con un capeado delicado y de muy buen sabor. Es un chile que te recuerda a la comida de tu abuelita, el sazón casero hace que quieras volver en familia.

Precio: $320

Degú

Disponibilidad: de agosto a octubre

Estos son los 260 pesos mejor aprovechados en la Condesa. En Degú encontrarán la relación más justa de precio calidad. La nogada sí lleva la cantidad adecuada de nuez de Castilla y el relleno –de res y de cerdo– los ingredientes que demanda la receta tradicional (manzana panochera, pera mantequilla, pasitas, alemendra, melocotón y acitrón). Es un chile que te deja satisfecho, sin ser demasiado pesado. Es justo la porción necesaria para quedar satisfecho y saciar el antojo sin sentirse demasiado culpable. Para los más tragones, como nosotros, incluye una porción de arroz que hay que remojar en la nogada hasta dejar el plato limpio.

Precio: $260

El Cardenal

Disponibilidad: De julio a septiembre

A pesar de la tradición que pesa sobre este lugar, su receta de chile en nogada se sale del margen convencional. El relleno es de carne molida de res y tiene las frutas de la temporada: manzana, pera, pasas y almendras. Pero lo que lo caracteriza es su nogada de nuez pecana y nuez de Castilla. Es un chile de buen tamaño, con un capeado delicado y de muy buen sabor. Es un chile que te recuerda a la comida de tu abuelita, el sazón casero hace que quieras volver en familia.

Precio: $320

El Lago

Disponibilidad: del 15 de agosto al 30 de septiembre

Este año, el chef Jorge Sotelo presenta un guisado de picadillo con carne de res y cerdo, pera, manzana, durazno, almendra y arándano. La nogada se hace con queso de cabra, Jerez y nuez de Castilla. Se decora con piñón caramelizado y polvo de oro haciendo referencia al símbolo patrio.

Precio: $320 y $490 con copa de Moët

Tierra Adentro

Disponibilidad:  jueves, sábados y domingos de agosto y septiembre

El menú de Tierra Adentro se distingue por la oferta de platillos mexicanos con recetas de distintas regiones del país que los chefs Manuel Rivera y Aldo Saavedra elaboran con ingredientes nacionales. En esta temporada, no podían faltar los chiles en nogada. El de este restaurante se distingue por ser una porción ideal para una persona, la carne del relleno es de cerdo y los ingredientes tradicionales poblanos como la manzana panochera, el durazno criollo, la pera de leche y los piñones rosas aunque también incluyen otros como el plátano macho, las aceitunas verdes y el queso de cabra en la nogada que le da un toque espeso pero sutil. Y para el toque final un poco de coñac. Lo mejor: es un chile de menos de trescientos pesos que bien vale la visita a la colonia Portales. Recomendamos cerrar con el flan de manzanilla, un must en el lugar.

Precio: $250

Hostería Santo Domingo

Disponibilidad: Todos los días del año

El restaurante catalogado como el más antiguo de la Ciudad de México sirve chiles en nogada 365 días al año. ¿La razón? este chile no lleva fruta y la nogada se hace con leche nuez, almendra, leche y jarabe. La receta es ejecutada por mayoras de diferentes puntos de la República Mexicana.

Precio: $275 

Pasillo de humo

Disponibilidad: Agosto a principios de septiembre

El chef oaxaqueño Alam Méndez ofrece un chile en nogada con un toque diferente. Aquí lo preparan sin capear, bañado con una nogada de nuez de Castilla y nuez pecana, un chorrito de crema y queso de cabra. El relleno es de carne de cerdo y res, lo mezclan con un poco de plátano macho, durazno, manzana, pera de leche y almendra. Es un chile balanceado debido a que la mayoría de los ingredientes son traídos de Calpan y de Oaxaca.

Precio: $355 pesos

Las cazuelas de la abuela

Disponibilidad: de julio a principios de septiembre

Este restaurante poblano ofrece chiles en nogada respetando el método tradicional. Aquí utilizan un chile poblano de tamaño mediano, lo capean finamente y lo rellenan de falda de res picada y mezclada con pasas, pera, durazno, manzana, almendra y acitrón. Su nogada es tersa gracias al queso chilchota, un poco de leche, abundante nuez de Castilla y pequeño toque de jerez.

Costo: $320

La Poblanita

Disponibilidad: hasta mediados de noviembre

Este chile en nogada pesa casi kilo y medio y es ideal para los golosos amantes de los sabores dulces. Su nogada se prepara con queso de cabra, crema, nuez de Castilla y jerez. El relleno lleva durazno, pasas, picadillo de res y cerdo con piña, pera y acitrón. Para decorarlo forman la bandera de México separando el perejil, seguido de una nuez que simboliza el águila y la granada. Va acompañado de arroz blanco y plátano, puedes pedir pan para limpiar el plato.

Precio: $299 completo y $180 medio chile

París 16

Disponibilidad: del 31 de julio hasta la segunda semana de octubre.

Este es un chile para un viernes de antojo (básicamente, porque es el único día que los sirven). Es un restaurantito informal muy concurrido durante esta temporada, así que hay que reservar. Los hay capeados y sin capear, rellenos de carne de cerdo y de res, con pasas morenas y rubias, almendra picada, piñón rosa, manzana, durazno y acitrón. El espesor de la nogada demuestra que aquí no escatiman en las nueces de Castilla para su preparación.

Precio: $310

Roldán 37

Disponibilidad: Desde julio hasta principios de octubre

En este restaurante los chiles rellenos (en todas sus versiones) son las estrellas de la casa y el chile en nogada no es la excepción. Para limpiar y preparar esta receta, ponen los chiles directamente en la lumbre hasta que la piel se quema por completo, lo desvenan y los preparan con un relleno que lleva carne de res, pasas, trozos de almendra, piñón, manzana, durazno y se cubre con una nogada espesa con un toque de tequila. El chile en nogada es solo el pretexto para conocer pintoresco restaurante de la Merced en donde además podrás maridar el tradicional platillo mexicano con un tequila o un mezcal (marca de la casa) servidos en medio chile poblano escarchado.

Precio: $320

El Bajío

Disponibilidad: hasta septiembre

Un chile para los Godínez. Lo traen rápido a la mesa, sin capear y relleno de cerdo, res, pera, manzana y plátano. Va bañado en una nogada que preparan con requesón, jerez y nuez de Castilla. Lo más cumplidor de este platillo es sin duda el picadillo, porque al chile poblano le falta sabor y a la nogada también. Pero es lo suficientemente bueno para convertirse en el highlight de un día laboral cualquiera.

Precio: $325

Fonda Fina

Disponibilidad: hasta septiembre

Este es un chile especiado, para los que prefieren sabores potentes. El relleno es de carne de cerdo y de res, con las frutas de la receta tradicional. Para decorarlo, colocan perejil frito, trozos de nuez de Castilla y granada en el orden de los colores de la bandera. La nogada que quede en el plato hay que chopearla con las tortillitas recién hechas que llegan a la mesa.

Cantina del Palacio de Hierro

Duración: 14 de agosto al 24 de septiembre

Es el primer año en que el grupo se da a la tarea de servir el chile en nogada en todos sus restaurantes. No querían servirlos si no contaban con los ingredientes tradicionales. Ahora sirven chiles con relleno de cerdo picada y frutas de Calpan, Puebla. Las manzanas panocheras, peras y duraznos se mezclan con piñones. El chile es ligeramente picante y la nogada espesa y cremosa, lo finalizan con nuez de Castilla picada, granada y unas hojitas de perejil. El juego de texturas, el picante y la crema hacen de su primer intento uno muy especial.

Precio: $270

Azul Condesa

Disponibilidad: agosto y septiembre

Cuando ves una charola plateada cubierta con chiles, adornados por moños, sabes que aquí el platillo es un festejo. Hay 4 variedades de relleno y 4 de nogada —incluyendo uno vegano— que se adaptan a todos los gustos, pero ninguno va capeado. Nosotros te recomendamos el relleno de Atlixco, lleva 50% carne de cerdo picada a mano y 50% fruta (manzana panochera, peras de San Juan, duraznos de Calpan y piñones rosas de Coahuila). Con la nogada mixta que está hecha con mitad saladita (queso y nuez de Castilla) y mitad dulce al que le agregan un poco de azúcar, almendras y queso, la textura es tersa, espesa y su sabor a nuez de Castilla es intenso.

Precio: $440 - $481 pesos

Nicos

Disponibilidad: hasta el 30 de septiembre

En el mundo hay dos tipos de personas: los que comen chiles en nogada capeados y los que comen chiles en nogada sin capear. Para la satisfacción de todos los involucrados Gerardo Vázquez Lugo ambas opciones. Aunque estamos seguros que esta decisión desatará debates acalorados queremos poner los reflectores, y aplausos, en el relleno de la receta: una combinación amalgamada de carne (de cerdo y res) picada a cuchillo, de sabor dulce y complejo, con tropiezos de frutas como el durazno criollo o frutos secos como los piñones. La nogada es un complemento neutro, preparada con queso de cabra, leche y nueces de Castilla peladas, titánicamente, “a mano”.

Precio: $499

Arango, cocina de raíces

Disponibilidad: Hasta el 15 de septiembre

Arango no desentona con lo patrio, mucho menos con el chile en nogada: tiene técnica, tiene producto, tiene sazón. En el relleno te encontrarás con que los sabores especiados de la canela y el anís estrella se mezclan entre los chunks de carne ahumada y picada a mano. Sus frutos frescos y cristalizados son traídos de Calpan, Puebla, como lo dice la tradición. Todavía mejor, la nogada hecha a partir de nuez de Castilla, queso fresco y de cabra. Se agradece el bonus track que te dejan en un botecito por si quieres repetir la hazaña. Probablemente lo harás: en la mesa espera una canasta con pan de agua, que para efectos del chile, es la herramienta perfecta para arrancar hasta las últimas gotas al plato.

Precio: $350

La Taberna del León: taco

Disponibilidad: agosto y septiembre

Esta versión de chile en nogada de La Taberna del León es para los que tienen antojo, pero no quieren el platillo completo. De hecho, está pensado como una entrada. Se trata de un chile capeado con un relleno típico de carne picada de res y de cerdo, manzana, piñones, plátano macho, acitrón y almendras, con una cama de salsa chipotle y bañado en nogada. Todo, envuelto en una tortilla.

Precio: $120 el taco $320 el chile poblano completo

El Mural de los poblanos: helado de nogada

Disponibilidad: Hasta el 29 de septiembre

En el Mural de los Poblanos, el postre estrella de la temporada es un helado de nogada con granada. Su textura es muy cremosa y el sabor de la nuez es súper prominente. Sin duda, el cierre perfecto para una buena comilona.

Precio: $150 pesos

Yoshimi: sushi

Disponibilidad: 17 de agosto al 30 de septiembre

Los puristas del chile en nogada dirán que este híbrido es una aberracción pero, con la mente abierta, es un mix interesante. El “relleno” es de carne molida de res con almendras, pasas, manzana, ajo, cebolla, canela, durazno en almíbar, plátano macho y acitrón. El topping es una nogada de azúcar glass, Brandy, nuez, leche evaporada y queso de cabra. La decoración es un poco de granada.

Precio: $295

Trattoria della Casa Nuova: ravioles en nogada

Disponibilidad: Del 8 de agosto hasta agotar su existencia

La Trattoria della Casa Nuova se arriesga con unos ravioles de nogada. La pasta está hecha en casa con chile poblano, el relleno intenta apegarse al tradicional del chile en nogada: lomo de cerdo picado, durazno, almendra, pasas, acitrón y especias. Los ravioles se sirven con una nogada de nuez fresca y para terminar se le agrega granada de temporada, un platillo ideal para los más relajados que buscan calidad, sabor y un pretexto para celebrar el mes patrio.

Precio: $345

L'encanto de Lola: torta

Disponibilidad: De mediados de agosto a finales de septiembre

Esta tortería de la Colonia San Ángel va por su octavo año consecutivo de presentar este híbrido entre torta y chile en nogada. La telera está hecha en casa, va con un chile poblano relleno de cerdo con fruta, bañado en nogada fresca de nuez de Castilla. Todo lo espolvorean con con granada fresca. Es una alternativa llenadora, que parece la solución perfecta a la eterna costumbre de chopear lo que queda de nogada con un pan.

Precio: Aproximadamente $200 pesos

Joe Gelato: helado de nogada

Disponibilidad: A partir de la última semana de agosto hasta septiembre

El chef mexicano José Luis Cervantes descubrió su interés por la gelatería al trabajar en restaurantes en Italia por lo que decidió especializarse y estudiar en la Universidad Carpigiani para convertirse en experto del helado estilo italiano. En Joe Gelato, su heladería de la colonia Juárez ofrece sabores insignia como aguacate, cacao y aceite de olivo. Nuestra recomendación es que durante la temporada no te pierdas el gelato de nogada (cremoso y espeso con trocitos de nuez fáciles de distinguir) tan natural que tienes que comerlo al momento porque se derrite pronto. También puedes probarlo en malteada.

Precio: sencillo ($50), malteada ($65), medio litro ($120), 1 litro ($220).

  • Rosewood Puebla

    Disponibilidad: 15 de julio a 15 de septiembre

    El chef del Rosewood Puebla, Jonathan Alvarado, se fue a San Andrés Calpan con todo su equipo para aprender los secretos del chile en nogada. El resultado es un chile que se apega a la receta tradicional. Es ligeramente picante —ahí es cuando se nota que usaron chiles poblanos buenos y no los congelados— y su dulzor viene del relleno, que lleva manzana panochera, pera de leche, durazno criollo, pasas, carne de cerdo y de res. Va capeado y con una nogada espesa hecha con nuez de Castilla, jerez y queso de cabra.

    Precio: $380

  • Casareyna

    Disponiblidad: hasta el 29 de septiembre

    De capeado intenso y nogada ligera, este chile es ideal para los que se toman en serio la temporada. Lleva un certificado de autenticidad que indica el número del chile en nogada que el comensal está por disfrutar. La receta respeta los ingredientes locales como la manzana panochera y la pera de leche. Su sabor es casero y la porción es generosa. La vajilla es un punto a su favor pues resalta el platillo.

    Precio: $330

  • Corazón de Maguey

    Disponibilidad: 20 agosto al 22 de septiembre

    El chef Omar Díaz Valderrama y su equipo estarán preparando chiles capeados y sin capear. Francisco, el cocinero que prepara la nogada desde hace varios años, se encarga de que sea generosa en nueces y consistencia espesa, con un toque de jerez. El chile se sirve escalfado para que no se baje ni se abra con el peso del relleno. En esta temporada lleva carne de res, frutos de temporada, piña cristalizada, durazno criollo, pasas, almendras, piñón rosa y manzana panochera.

    Precio: $340

  • El mural de los poblanos

    Disponibilidad: hasta el 29 de septiembre

    La receta de este chile es producto de un concurso en el que participaron mayoras, comensales y chefs. Así que pueden estar seguros que al pedirlo, estarán probando un chile ganador. Lleva duraznos criollos, nuez de Castilla, pera de leche y manzana panochera. Su nogada no es dulce, así que no opaca ninguno de los ingredientes. Como lo dicta la tradición, el relleno de res y cerdo va picado a mano.

    Precio: $380 pesos

  • Augurio

    Disponibilidad: julio y septiembre

    Este chile se prepara con mucha fruta. De ahí que sea perfecto si tienes antojo de algo más dulce. La receta incluye manzana panochera, pera de leche, pasas, almendras y carne de cerdo picada que, de nuevo, en relación a la cantidad de fruta no es mucha. La nogada, lleva queso de cabra, un chorrito de leche, jerez y (mucha) nuez de Castilla. La receta, según cuenta Don Ángel, papá del chef Ángel Vázquez, es del Convento de Santa Mónica en Puebla, cuna del chile en nogada, según todas las leyendas.

    Precio: $320

  • Tajín

    Disponibilidad: hasta el 16 de septiembre

    La chef Ana Arroyo prepara chiles en nogada con ingredientes poblanos, entre ellos: pera de San Juan, manzana panochera, durazno criollo y nuez de Castilla. Además, desde hace cinco años, sustituye el acitrón por xoconostle deshidratado, para proveer acidez y dulzor al relleno y prevenir la extinción de la biznaga. La carne del relleno es una mezcla de res y cerdo y la nogada es espesa. A partir de septiembre ofrecerán un chile en nogada vegetariano: relleno de col, frutos secos, durazno, especias y una nogada de nuez de Castilla y almendra.

    Precio: $345 (sin capear) $360 (capeado)

  • Los Loosers

    Disponibilidad: agosto y septiembre

    Este chile (capeado) está cubierto con una nogada que sabe a la tradicional pero es vegana (hecha con nuez de Castilla, queso de almendra y jerez). La cocción del chile es perfecta y el relleno muy creativo. Tiene una mezcla de setas, plátano macho, manzana, pera, piñones y pasas. Todo va sazonado con unos toques asiáticos que son coherentes cuando los con el chile y la nogada. Es un chile grande (con uno comen dos personas... o hasta tres) aunque no es nada barato.

    Precio: $480

  • Yug

    Disponibilidad: vie-lun de agosto y septiembre

    Este chile en nogada vegetariano incluye carne de soya, manzana amarilla, almendras fileteadas, frutos secos y una nogada espesa con sabor ligeramente dulce. No está capeado y puede pedirse solo o como plato fuerte del menú. La porción es vasta así que te recomendamos pedirlo para compartir.

    Precio: $120

  • Angelopolitano

    Disponibilidad: hasta el 13 de octubre

    Gerardo Quezadas ofrece siete variedades del chile en nogada. Los hay de cordero, bacalao, pato y res o cerdo. Para los que buscan opciones vego-friendly está el chile en nogada relleno de quinoa, manzana panochera, pera lechera, durazno criollo, piñones, almendras y nueces, decorado con flores de bugambilia.

    Precio:$285

  • Contramar

    Disponible: Hasta septiembre

    Gaby Cámara logró lo impensable: un chile atípico que le gana en sabor a cientos de chiles típicos. El de Contramar viene relleno de jaiba, camarón y pulpo, con frutas secas y chilacayota cristalizada que le dan el dulzor esperado. La nogada es una tregua entre dulzor, cremosidad y acidez que logran con mucha nuez de castilla y crema de rancho. El toque final es la granada bien madura que espolvorean encima de todo. 

    Precio: $386

  • Maldita Fonda

    Disponibilidad: De agosto a principios de septiembre

    Esta pequeña fonda en el Centro de Tlalpan ofrece un chile envuelto en pasta hojaldre, bañado con una nogada ligeramente dulce. Una combinación que no es la más ortodoxa pero funciona. El relleno es mitad carne de res y mitad carne de cerdo molida, con pasas, manzanas, duraznos y almendras. La relación precio-calidad es muy buena.

    Precio: $260

  • Bistrot M

    Disponibilidad: hasta que se agoten los ingredientes.

    Marión Diaz, la propietaria del lugar, mezcla un compendio de ingredientes y sazones hasta conseguir un chile en nogada que no queda ni muy dulce ni salado. Sobre platos especiales –en años pasados incluso utilizó los platos heredados de su familia– sirve chiles rellenos de carne de cerdo y de res, otros de pato confitado, los vegetarianos y los veganos. En su interior todos llevan un arsenal de frutos tanto secos como frescos (piña, pasas güeras, pasas normales, arándanos, piñones, almendras, plátano macho, manzana, pera, duraznos, etc). La nogada también varía entre cada propuesta y en ella se experimenta con los sacros cánones del chile: descubre en ella algunos rastros de canela, queso Cotija y queso de cabra. Un platillo imaginativo, con mucho sabor y lleno de sorpresas.

    Precio: $350 los de carne y de pato. $320 los vegetarianos y veganos.

  • Testal

    Disponibilidad: de agosto a octubre

    El éxito de Testal está en su balance. El relleno es una descarga de sabor. Mitad res, mitad cerdo picado a mano con pera mantequilla, manzana panochera y durazno. Además, reemplazaron el acitrón con jícama cristalizada y piñones que dan un crunch a cada bocado. La nogada, cremosa y espesa, lleva nuez de Castilla, almendra y nuez pecana con un toque de mezcal, tequila y jerez que dan una sensación alcohólica pero no se sobreponen a la nuez. Saben que la nogada es tan buena que la acompañan con pan crujiente para que limpies lo que quede en el plato.

    Precio: $390 pesos

  • La Buena Barra

    Disponibilidad: mediados de septiembre

    Este restaurante ofrece una opción especial para carnívoros, relleno de filete de res, fruta caramelizada, nuez de Castilla, alcaparras, aceitunas y almendra fileteada. La nogada es súper cremosa. Hecha con mucho jerez, nuez pecana, nuez de Castilla y va decorado con chips de plátano y granada. Lo mejor es que te llevan un recipiente con nogada extra, porque nunca sobra una espesa salsa para chopear. Advertimos que es un platillo generoso ideal para los que van con mucha hambre.

    Precio: $538 pesos

  • Los Danzantes

    Disponibilidad: 20 de agosto - 22 de septiembre

    Nuestra recomendación es pedir el chile en nogada contemporáneo: un chile ancho relleno de carne de cordero y frutos de temporada, piña cristalizada, manzana panochera y durazno criollo, pasas, piñón y nuez. Lo mejor de todo: la nogada hecha por Francisco (el mismo de Corazón de Maguey), es rosa ya que va entintada con betabel y bugambilia. El año pasado vendieron 800 chiles contemporáneos por lo que te recomendamos reservar para que no te quedes sin probarlo.

    Precio: $370

  • Alba Cocina Local

    Disponibilidad: Agosto-septiembre

    A cargo del chef Alejandro Cabral, en Alba hacen su propia versión de un chile en nogada. Después de una larga investigación y experimentación, Cabral decidió reinterpretar el platillo y darle un giro diferente. El chile no va capeado y el relleno está compuesto de almendras, piñones, nueces y lomo de cerdo cocinado a baja temperatura (la textura es muy suave). El “salseo” de la nogada es delicado y aunque no cubre todo el chile, está su punto: ni muy líquida, ni muy espesa. Está hecha con nuez de Castilla, un poco de crema de rancho, queso de cabra y un chorrito de Tequila Herradura Cristalino. Todos estos elementos complementan una versión fresca y diferente para los que gustan de nuevas aventuras.

    Precio: $300

  • Chapulín

    Disponibilidad: Agosto y septiembre

    La versión de la chef oaxaqueña Josefina López, utiliza chile poblano y para el relleno filete de res y lomo de cerdo, pasas, plátano macho, durazno y manzana. Para la nogada utiliza nuez de Castilla, un chorrito de leche y ron. Pero lo que realmente destaca es la nuez de Castilla rallada encima y los chunks de queso de cabra que complementan la nogada.

    Precio: $320

  • Café Tacuba

    Disponibilidad: De julio a septiembre

    A pesar de la tradición que pesa sobre este lugar, su receta de chile en nogada se sale del margen convencional. El relleno es de carne molida de res y tiene las frutas de la temporada: manzana, pera, pasas y almendras. Pero lo que lo caracteriza es su nogada de nuez pecana y nuez de Castilla. Es un chile de buen tamaño, con un capeado delicado y de muy buen sabor. Es un chile que te recuerda a la comida de tu abuelita, el sazón casero hace que quieras volver en familia.

    Precio: $320

  • Degú

    Disponibilidad: de agosto a octubre

    Estos son los 260 pesos mejor aprovechados en la Condesa. En Degú encontrarán la relación más justa de precio calidad. La nogada sí lleva la cantidad adecuada de nuez de Castilla y el relleno –de res y de cerdo– los ingredientes que demanda la receta tradicional (manzana panochera, pera mantequilla, pasitas, alemendra, melocotón y acitrón). Es un chile que te deja satisfecho, sin ser demasiado pesado. Es justo la porción necesaria para quedar satisfecho y saciar el antojo sin sentirse demasiado culpable. Para los más tragones, como nosotros, incluye una porción de arroz que hay que remojar en la nogada hasta dejar el plato limpio.

    Precio: $260

  • El Cardenal

    Disponibilidad: De julio a septiembre

    A pesar de la tradición que pesa sobre este lugar, su receta de chile en nogada se sale del margen convencional. El relleno es de carne molida de res y tiene las frutas de la temporada: manzana, pera, pasas y almendras. Pero lo que lo caracteriza es su nogada de nuez pecana y nuez de Castilla. Es un chile de buen tamaño, con un capeado delicado y de muy buen sabor. Es un chile que te recuerda a la comida de tu abuelita, el sazón casero hace que quieras volver en familia.

    Precio: $320

  • El Lago

    Disponibilidad: del 15 de agosto al 30 de septiembre

    Este año, el chef Jorge Sotelo presenta un guisado de picadillo con carne de res y cerdo, pera, manzana, durazno, almendra y arándano. La nogada se hace con queso de cabra, Jerez y nuez de Castilla. Se decora con piñón caramelizado y polvo de oro haciendo referencia al símbolo patrio.

    Precio: $320 y $490 con copa de Moët

  • Tierra Adentro

    Disponibilidad:  jueves, sábados y domingos de agosto y septiembre

    El menú de Tierra Adentro se distingue por la oferta de platillos mexicanos con recetas de distintas regiones del país que los chefs Manuel Rivera y Aldo Saavedra elaboran con ingredientes nacionales. En esta temporada, no podían faltar los chiles en nogada. El de este restaurante se distingue por ser una porción ideal para una persona, la carne del relleno es de cerdo y los ingredientes tradicionales poblanos como la manzana panochera, el durazno criollo, la pera de leche y los piñones rosas aunque también incluyen otros como el plátano macho, las aceitunas verdes y el queso de cabra en la nogada que le da un toque espeso pero sutil. Y para el toque final un poco de coñac. Lo mejor: es un chile de menos de trescientos pesos que bien vale la visita a la colonia Portales. Recomendamos cerrar con el flan de manzanilla, un must en el lugar.

    Precio: $250

  • Hostería Santo Domingo

    Disponibilidad: Todos los días del año

    El restaurante catalogado como el más antiguo de la Ciudad de México sirve chiles en nogada 365 días al año. ¿La razón? este chile no lleva fruta y la nogada se hace con leche nuez, almendra, leche y jarabe. La receta es ejecutada por mayoras de diferentes puntos de la República Mexicana.

    Precio: $275 

  • Pasillo de humo

    Disponibilidad: Agosto a principios de septiembre

    El chef oaxaqueño Alam Méndez ofrece un chile en nogada con un toque diferente. Aquí lo preparan sin capear, bañado con una nogada de nuez de Castilla y nuez pecana, un chorrito de crema y queso de cabra. El relleno es de carne de cerdo y res, lo mezclan con un poco de plátano macho, durazno, manzana, pera de leche y almendra. Es un chile balanceado debido a que la mayoría de los ingredientes son traídos de Calpan y de Oaxaca.

    Precio: $355 pesos

  • Las cazuelas de la abuela

    Disponibilidad: de julio a principios de septiembre

    Este restaurante poblano ofrece chiles en nogada respetando el método tradicional. Aquí utilizan un chile poblano de tamaño mediano, lo capean finamente y lo rellenan de falda de res picada y mezclada con pasas, pera, durazno, manzana, almendra y acitrón. Su nogada es tersa gracias al queso chilchota, un poco de leche, abundante nuez de Castilla y pequeño toque de jerez.

    Costo: $320

  • La Poblanita

    Disponibilidad: hasta mediados de noviembre

    Este chile en nogada pesa casi kilo y medio y es ideal para los golosos amantes de los sabores dulces. Su nogada se prepara con queso de cabra, crema, nuez de Castilla y jerez. El relleno lleva durazno, pasas, picadillo de res y cerdo con piña, pera y acitrón. Para decorarlo forman la bandera de México separando el perejil, seguido de una nuez que simboliza el águila y la granada. Va acompañado de arroz blanco y plátano, puedes pedir pan para limpiar el plato.

    Precio: $299 completo y $180 medio chile

  • París 16

    Disponibilidad: del 31 de julio hasta la segunda semana de octubre.

    Este es un chile para un viernes de antojo (básicamente, porque es el único día que los sirven). Es un restaurantito informal muy concurrido durante esta temporada, así que hay que reservar. Los hay capeados y sin capear, rellenos de carne de cerdo y de res, con pasas morenas y rubias, almendra picada, piñón rosa, manzana, durazno y acitrón. El espesor de la nogada demuestra que aquí no escatiman en las nueces de Castilla para su preparación.

    Precio: $310

  • Roldán 37

    Disponibilidad: Desde julio hasta principios de octubre

    En este restaurante los chiles rellenos (en todas sus versiones) son las estrellas de la casa y el chile en nogada no es la excepción. Para limpiar y preparar esta receta, ponen los chiles directamente en la lumbre hasta que la piel se quema por completo, lo desvenan y los preparan con un relleno que lleva carne de res, pasas, trozos de almendra, piñón, manzana, durazno y se cubre con una nogada espesa con un toque de tequila. El chile en nogada es solo el pretexto para conocer pintoresco restaurante de la Merced en donde además podrás maridar el tradicional platillo mexicano con un tequila o un mezcal (marca de la casa) servidos en medio chile poblano escarchado.

    Precio: $320

  • El Bajío

    Disponibilidad: hasta septiembre

    Un chile para los Godínez. Lo traen rápido a la mesa, sin capear y relleno de cerdo, res, pera, manzana y plátano. Va bañado en una nogada que preparan con requesón, jerez y nuez de Castilla. Lo más cumplidor de este platillo es sin duda el picadillo, porque al chile poblano le falta sabor y a la nogada también. Pero es lo suficientemente bueno para convertirse en el highlight de un día laboral cualquiera.

    Precio: $325

  • Fonda Fina

    Disponibilidad: hasta septiembre

    Este es un chile especiado, para los que prefieren sabores potentes. El relleno es de carne de cerdo y de res, con las frutas de la receta tradicional. Para decorarlo, colocan perejil frito, trozos de nuez de Castilla y granada en el orden de los colores de la bandera. La nogada que quede en el plato hay que chopearla con las tortillitas recién hechas que llegan a la mesa.

  • Cantina del Palacio de Hierro

    Duración: 14 de agosto al 24 de septiembre

    Es el primer año en que el grupo se da a la tarea de servir el chile en nogada en todos sus restaurantes. No querían servirlos si no contaban con los ingredientes tradicionales. Ahora sirven chiles con relleno de cerdo picada y frutas de Calpan, Puebla. Las manzanas panocheras, peras y duraznos se mezclan con piñones. El chile es ligeramente picante y la nogada espesa y cremosa, lo finalizan con nuez de Castilla picada, granada y unas hojitas de perejil. El juego de texturas, el picante y la crema hacen de su primer intento uno muy especial.

    Precio: $270

  • Azul Condesa

    Disponibilidad: agosto y septiembre

    Cuando ves una charola plateada cubierta con chiles, adornados por moños, sabes que aquí el platillo es un festejo. Hay 4 variedades de relleno y 4 de nogada —incluyendo uno vegano— que se adaptan a todos los gustos, pero ninguno va capeado. Nosotros te recomendamos el relleno de Atlixco, lleva 50% carne de cerdo picada a mano y 50% fruta (manzana panochera, peras de San Juan, duraznos de Calpan y piñones rosas de Coahuila). Con la nogada mixta que está hecha con mitad saladita (queso y nuez de Castilla) y mitad dulce al que le agregan un poco de azúcar, almendras y queso, la textura es tersa, espesa y su sabor a nuez de Castilla es intenso.

    Precio: $440 - $481 pesos

  • Nicos

    Disponibilidad: hasta el 30 de septiembre

    En el mundo hay dos tipos de personas: los que comen chiles en nogada capeados y los que comen chiles en nogada sin capear. Para la satisfacción de todos los involucrados Gerardo Vázquez Lugo ambas opciones. Aunque estamos seguros que esta decisión desatará debates acalorados queremos poner los reflectores, y aplausos, en el relleno de la receta: una combinación amalgamada de carne (de cerdo y res) picada a cuchillo, de sabor dulce y complejo, con tropiezos de frutas como el durazno criollo o frutos secos como los piñones. La nogada es un complemento neutro, preparada con queso de cabra, leche y nueces de Castilla peladas, titánicamente, “a mano”.

    Precio: $499

  • Arango, cocina de raíces

    Disponibilidad: Hasta el 15 de septiembre

    Arango no desentona con lo patrio, mucho menos con el chile en nogada: tiene técnica, tiene producto, tiene sazón. En el relleno te encontrarás con que los sabores especiados de la canela y el anís estrella se mezclan entre los chunks de carne ahumada y picada a mano. Sus frutos frescos y cristalizados son traídos de Calpan, Puebla, como lo dice la tradición. Todavía mejor, la nogada hecha a partir de nuez de Castilla, queso fresco y de cabra. Se agradece el bonus track que te dejan en un botecito por si quieres repetir la hazaña. Probablemente lo harás: en la mesa espera una canasta con pan de agua, que para efectos del chile, es la herramienta perfecta para arrancar hasta las últimas gotas al plato.

    Precio: $350

  • La Taberna del León: taco

    Disponibilidad: agosto y septiembre

    Esta versión de chile en nogada de La Taberna del León es para los que tienen antojo, pero no quieren el platillo completo. De hecho, está pensado como una entrada. Se trata de un chile capeado con un relleno típico de carne picada de res y de cerdo, manzana, piñones, plátano macho, acitrón y almendras, con una cama de salsa chipotle y bañado en nogada. Todo, envuelto en una tortilla.

    Precio: $120 el taco $320 el chile poblano completo

  • El Mural de los poblanos: helado de nogada

    Disponibilidad: Hasta el 29 de septiembre

    En el Mural de los Poblanos, el postre estrella de la temporada es un helado de nogada con granada. Su textura es muy cremosa y el sabor de la nuez es súper prominente. Sin duda, el cierre perfecto para una buena comilona.

    Precio: $150 pesos

  • Yoshimi: sushi

    Disponibilidad: 17 de agosto al 30 de septiembre

    Los puristas del chile en nogada dirán que este híbrido es una aberracción pero, con la mente abierta, es un mix interesante. El “relleno” es de carne molida de res con almendras, pasas, manzana, ajo, cebolla, canela, durazno en almíbar, plátano macho y acitrón. El topping es una nogada de azúcar glass, Brandy, nuez, leche evaporada y queso de cabra. La decoración es un poco de granada.

    Precio: $295

  • Trattoria della Casa Nuova: ravioles en nogada

    Disponibilidad: Del 8 de agosto hasta agotar su existencia

    La Trattoria della Casa Nuova se arriesga con unos ravioles de nogada. La pasta está hecha en casa con chile poblano, el relleno intenta apegarse al tradicional del chile en nogada: lomo de cerdo picado, durazno, almendra, pasas, acitrón y especias. Los ravioles se sirven con una nogada de nuez fresca y para terminar se le agrega granada de temporada, un platillo ideal para los más relajados que buscan calidad, sabor y un pretexto para celebrar el mes patrio.

    Precio: $345

  • L'encanto de Lola: torta

    Disponibilidad: De mediados de agosto a finales de septiembre

    Esta tortería de la Colonia San Ángel va por su octavo año consecutivo de presentar este híbrido entre torta y chile en nogada. La telera está hecha en casa, va con un chile poblano relleno de cerdo con fruta, bañado en nogada fresca de nuez de Castilla. Todo lo espolvorean con con granada fresca. Es una alternativa llenadora, que parece la solución perfecta a la eterna costumbre de chopear lo que queda de nogada con un pan.

    Precio: Aproximadamente $200 pesos

  • Joe Gelato: helado de nogada

    Disponibilidad: A partir de la última semana de agosto hasta septiembre

    El chef mexicano José Luis Cervantes descubrió su interés por la gelatería al trabajar en restaurantes en Italia por lo que decidió especializarse y estudiar en la Universidad Carpigiani para convertirse en experto del helado estilo italiano. En Joe Gelato, su heladería de la colonia Juárez ofrece sabores insignia como aguacate, cacao y aceite de olivo. Nuestra recomendación es que durante la temporada no te pierdas el gelato de nogada (cremoso y espeso con trocitos de nuez fáciles de distinguir) tan natural que tienes que comerlo al momento porque se derrite pronto. También puedes probarlo en malteada.

    Precio: sencillo ($50), malteada ($65), medio litro ($120), 1 litro ($220).