Jardines comestibles: pasteles decorados con flores y naturaleza muerta

La belleza de las flores y las plantas vive en cada rebanada.
Jardines comestibles

La repostería está en constante evolución y eso también incluye las tendencias de decoración de pasteles. El uso de flores y plantas en estos postres comenzó a popularizarse gracias a las redes sociales durante este último año. Sin embargo, para Ananda Cordero, creadora de Queremos Pastel y especialista en decoración, va más allá de una moda, “no se trata solo de poner flores prensadas en un pastel sino de crear jardines en miniatura. No es que yo sea pionera en este tipo de decoración. Diferentes chefs y artistas como Emily Dickinson ya hacían pasteles con flores de sus propios jardines”. 

También te puede interesar: Pasteles Políticos: indignación hecha frosting

Ananda estudió Diseño Integral, pero lo que realmente la inspira son sus raíces. Nacida en Jalapa, Veracruz, la ciudad de las flores, creció rodeada de naturaleza y encontró en los pasteles un lienzo en blanco para liberar su creatividad y compartir su amor por la gastronomía, siendo fiel a su propia esencia.

Foto: Juan Pablo Espinosa

Crear y cuidar el jardín

El proceso tiene su complejidad. “Uso una técnica más intuitiva. Siempre voy con mi florista, quien tiene proveedores que no usan pesticidas, y elijo las flores comestibles —como rosas, lavanda, jazmín, manzanilla, dólar, azahar y pensamientos— y no las tóxicas. Uso las de temporada, veo los colores, las texturas y conforme a lo que me haya pedido el cliente e incluso sus gustos, armo el diseño. Lo acomodo de forma que al cortarlo cada rebanada sea un jardín”, explica Cordero.

También te puede interesar: Estas flores comestibles se producen en México

Antes de poner las flores en su lugar, Ananda las limpia minuciosamente. Y para conservarlas, las prensa y almacena en bolsas herméticas, pues muchas se empiezan a oxidar en cuanto entran en contacto con el agua. Por eso también es común ver naturaleza muerta en este tipo de diseños. Aun así, no recomienda consumir todas las flores que pone en sus pasteles, pues pueden tener sabores y texturas a las que el paladar no está muy acostumbrado.

Pero como todo estilo gastronómico, esta tendencia seguirá evolucionando para incorporar nuevos elementos y sabores, que sus creadores desarrollen en cada nueva propuesta. Además, viéndolo de forma práctica, es que es una gran forma de regalar un pastel y flores al mismo tiempo.

Síguenos en: Facebook / Twitter / Instagram / TikTok / Pinterest